El mundo en la era de Trump: ¿amenaza a lo construido?

03/07/2017

Por: Aranzazú Martínez* y Ricardo Smith**

 

Foreign Affairs

Estados Unidos, bajo el liderazgo de Donald Trump, ha apostado por una política exterior disruptiva; el rechazo del Ejecutivo a las alianzas, instituciones, normas y valores sobre las que descansa el sistema internacional actual ha sembrado dudas sobre el futuro de este orden nacido en la posguerra y cuestionado la resistencia de sus bases. Sin embargo, hay tres factores que podrían detener la caída libre de Estados Unidos y fortalecer al sistema en lugar de quebrarlo: los cambios significativos en el balance de poder que apuntan hacia un sistema multipolar, la solidez de las instituciones internacionales y la creciente influencia de contrapesos no tradicionales en la arena internacional.

El orden que construimos

La construcción y desarrollo del orden internacional -frecuentemente llamado “liberal” y creado a mediados del siglo pasado- dependió en gran medida de los esfuerzos e intereses de Estados Unidos. Por lo tanto, su política exterior estuvo basada en la noción de que era necesario fortalecer las instituciones, normas, relaciones de poder y alianzas que sostenían dicho orden. Esta red funcionaba, en gran medida, porque existía un consenso al interior de EUA sobre los beneficios que representaba el ejercer un papel de liderazgo global. Para Estados Unidos, era necesario mantener relaciones bilaterales para tejer alianzas estratégicas y establecer una presencia sistemática en foros multilaterales. La promoción del libre comercio, de la democracia y de los derechos humanos han sido también pilares de su política exterior; respondían a la utilidad de ser visto como “the city upon the hill”.

 “America First”: un nuevo rumbo

La nueva política exterior de Estados Unidos sin duda tiene como base un replanteamiento de su papel en el mundo. Ya sea que se le califique de aislacionista o unilateralista, hay indicios de que la nueva administración podría llevar a un repliegue de la presencia estadounidense en el plano internacional. Como plantea Richard Haass, presidente del Council on Foreign Relations, hay dos líneas claras en la política exterior de Donald Trump: una nueva perspectiva de las alianzas y garantías de seguridad y un menor interés por participar en instituciones internacionales.[1] Estos cambios han generado gran incertidumbre sobre el futuro de un orden internacional caracterizado por equilibrios de poder regionales e instituciones internacionales sólidas.

Los pilares del orden después de la hegemonía

En los hechos, Estados Unidos perderá -al menos durante esta administración- su influencia a nivel global y en diferentes regiones. Será una oportunidad única para replantear una reconfiguración geopolítica cuyos principales polos serán, por un lado, la Unión Europea -bajo el liderazgo de Alemania y Francia- y, por el otro, Rusia y China, deseosos de ocupar el vacío, pero sin la suficiente capacidad para conseguir la proyección de poder militar y blando que hasta ahora ha tenido Estados Unidos en todas las regiones del mundo.

Los nuevos polos de poder seguramente ejercerán contrapesos para mantener la estabilidad y liderar en las metas conjuntas de la comunidad internacional. Así, la falta de voluntad por parte de Donald Trump para refrendar el compromiso de Estados Unidos con la defensa de la Unión Europea -como puso en evidencia su participación durante la reciente cumbre de la OTAN en mayo- ha acelerado el surgimiento de propuestas para profundizar la cooperación en seguridad y fortalecer las capacidades militares de la Unión. Por su parte, China fortalecerá su presencia en el sudeste asiático y África; también asumirá un liderazgo considerable en temas de gobernanza global, como cambio climático y libre comercio. Rusia no dudará en expandir su influencia en el este de Europa y en Medio Oriente.

La presidencia de Donald Trump también ha puesto en entredicho el futuro del entramado de instituciones internacionales que existen desde la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, es muy probable que las instituciones internacionales resistan los embates de un Estados Unidos no sólo poco interesado en la política multilateral, sino también convencido de su inutilidad. Después de todo, cualquier repliegue estadounidense en el escenario multilateral, representará un área de oportunidad para otros países con incentivos para extender su influencia global, como Canadá, China, la Unión Europea y Rusia.

topic-globalization

Asimismo, para muchos otros países emergentes, incluso podría haber más incentivos para participar en instituciones multilaterales ahora que éstas deben funcionar sin el liderazgo de Estados Unidos. Un mundo crecientemente multipolar abre la puerta a que potencias medias y economías emergentes ejerzan posiciones de liderazgo en foros multilaterales, en ciertos temas y ciertas regiones. Estados Unidos se ha vuelto prescindible.

Hoy, como nunca, existen contrapesos con la fuerza y capacidad suficientes no sólo para introducir temas en la agenda global, sino para contrarrestar la influencia del país que por excelencia ha sido quien ha definido las prioridades en dicha agenda. Los medios de comunicación tradicionales, las redes sociales, las grandes corporaciones y los grupos de la sociedad civil dentro y fuera de Estados Unidos se han convertido en elementos clave para entender la profunda transformación del sistema y por qué EUA se siente forzado a responder en una multiplicidad de frentes que antes no existían.

No es coincidencia que la Casa Blanca, después de las innumerables burlas y cuestionamientos sobre la capacidad para gobernar de Donald Trump, haya considerado suspender sus conferencias de prensa, las cuales tienen un alcance mundial, o que Twitter se haya vuelto el medio por el cual el mundo juzga diariamente la política exterior estadounidense, o que manifestaciones en Londres hayan frenado la visita del presidente a ese país. Estos ejemplos demuestran que si bien, el pueblo del vecino del norte eligió a su mandatario -según las reglas del peculiar sistema electoral estadounidense-, esos ciudadanos no son los únicos capaces de cuestionar, desafiar y mitigar las olas de arrebato que inician cada mañana con los primeros tuits del Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. La rendición de cuentas ya no se ejecuta dentro de las fronteras nacionales; ahora la arena internacional es el patíbulo donde se condena o se absuelve al personaje del momento, Donald Trump.

El orden que viene y las tendencias a seguir

Ésta pretende ser la primera entrega de una serie de textos en el Blog del Programa Jóvenes COMEXI que formulen preguntas, ofrezcan hipótesis y presenten pronósticos acerca del escenario internacional en los años por venir. Si bien recientemente hemos prestado atención -mediática y analítica- a los cambios que se están gestando, también es necesario echar una mirada a las continuidades. Así, intentaremos identificar aquellos factores que -si bien generarán rupturas o cambios – a final de cuentas conformarán los rasgos distintivos del panorama internacional. Esperamos poder abrir la discusión y generar un diálogo que nos permita construir una visión diversa sobre las regiones, actores, temas, instituciones, retos y oportunidades que definirán las relaciones internacionales en el corto y mediano plazo.

 

[1] Richard N. Haass, “Who will fill America’s Shoes?”, Project Syndicate, junio de 2017, disponible en https://www.project-syndicate.org/commentary/global-leadership-successor-to-america-by-richard-n–haass-2017-06

 

*Aranzazú Martínez es consultora de Impacto Social en Integralia. Es Licenciada en Relaciones Internacionales por el Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México. Fue parte de la primera generación del programa de honores YVISP (Yale Visiting Student Program).

**Ricardo Smith es asesor en desarrollo sustentable, energía y política internacional sobre cambio climático. Es Licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el CIDE. Fue delegado de México en la Cumbre del Y20 en 2016.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s