¿Triunfo sorpresivo o triunfo inminente? Apuntes post electorales

Por Frania Duarte

10/11/2016

trump

Donald Trump. Imagen obtenida de Fortune Magazine

El 8 de noviembre de 2016 fue sorpresivo cuando el todavía candidato republicano a la presidencia del país más poderoso del mundo, Donald Trump, había sumado 264 votos del colegio electoral contra los poco más de 210 con que la candidata del partido demócrata, Hillary Clinton, contaba. La victoria del empresario y la derrota la experimentada política era inminente. El ambiente ya no era tenso, era desolador. Incredulidad, tristeza, enojo… en fin, un largo etcétera de sentimientos encontrados entre los detractores del arrogante, misógino y racista Trump, porque simplemente no daban crédito a tal triunfo.

Los comentarios y las preguntas de los expertos y no expertos en medios de comunicación, así como en redes sociales,  naturalmente afloraron: “Estados Unidos tuvo su propio Brexit y su plebiscito colombiano”, “¿Por qué fallaron las encuestas?”, “Habrá que replantear el sistema de votación estadounidense”, “¿Qué pasó?”.

Quien esto escribe mostraba empatía por la candidata demócrata y, al igual que muchos analistas, se equivocó al subestimar las posibilidades del ahora presidente electo Trump de, primero, obtener la nominación republicana y, segundo, de convertirse en el cuadragésimo quinto presidente de la nación excepcional, de aquella “ciudad sobre la colina” que en 1630 John Winthrop imaginó sería Estados Unidos. Winthrop deseaba que el resto del mundo viera a esa ciudad como un ejemplo. Hoy, quienes ven como un ejemplo el resultado de la elección son las huestes ultra conservadoras, particularmente las europeas. Ya lo dijo la ultraderechista francesa Marine Le Pen tras el triunfo del peculiar personaje endosado, entre otros, por el Ku Kux Klan: “Europa puede seguir el ejemplo de Estados Unidos”.

Ciertamente, es natural preguntarse cómo pudo ganar la presidencia un candidato ignorante, xenófobo, misógino, machista e intolerante. Muchos analistas, al menos desde este lado de la frontera estadounidense, pensamos que la alternativa era elegir al candidato menos peor. Sin embargo, al seguir el pulso político y social de Estados Unidos, así como tras intercambiar puntos de vista con ciudadanos estadounidenses me di cuenta de varias situaciones que parecen explicar el triunfo de Trump –y que omitimos analizar para prever la posibilidad de su victoria.

  1. Los detractores de Hillary. Si bien Hillary es una política experimentada y con amplio conocimiento, todo el tiempo cargó con el lastre de estar vinculada con el establishment Esto, así como los escándalos en los que se ha visto envuelta durante su carrera política (por ejemplo, los fondos que ingresan y salen de la fundación Clinton, así como la polémica por sus e-mails), provocaron que la desconfianza hacia su inclinación política permaneciera, e incluso aumentara.
  2. Los estadounidenses no necesariamente votan por el menos peor. Gran número de los seguidores del social demócrata Bernie Sanders no lograron ser cautivados por Hillary Clinton y sus políticas. Algunos de ellos no acudieron a las urnas, mientras que otros lo hicieron pero votaron por el Partido Independiente o anotaron otro nombre en la boleta. Fueron sus convicciones las que defendieron, pero desafortunadamente la lógica de dar un mensaje al sistema al no votar por ninguno de los dos candidatos de los grandes partidos simplemente era un voto a favor de Trump. Además, gran cantidad de millenials en algunos estados, como en California, decidieron no acudir a las urnas. Y muchos, apoyaban a Sanders.
  3. El atractivo del American dream. Los votantes que eligieron a Trump, en cierta parte lo hicieron por la historia del emprendedor que se puede convertir en un magnate y vivir el American dream. Pasaron por alto, y quizá porque se han acostumbrado a vivir con eso, la inequidad de género, el racismo, entre otras problemáticas.

Sin lugar a dudas Trump no ganó con el apoyo absoluto de la población, por lo cual, si es políticamente inteligente, apostará por la inclusión y la tolerancia. No obstante, si se hacen realidad muchas de sus propuestas de campaña, tales como eliminar el Obamacare, el descontento será tal que la sociedad estadounidense correría el riesgo de incrementar su insatisfacción con el sistema político y sus políticos durante los próximos años.

Mucho se teme que Trump sea un presidente autoritario, sin embargo pudiera tratarse ésta de otra equivocación. Hay que recordar que en una entrevista off the record con un reconocido diario estadounidense, Trump declaró que varias partes de su discurso, tales como el planteamiento del muro fronterizo, estaban destinados a ganar adeptos republicanos y no precisamente esa sería su forma de gobernar. Además, dio a entender que estaba consciente de lo que se podría y no hacer de llegar a ser presidente. Sin embargo, algo preocupante es que realmente no cuente con un equipo preparado y experimentado para llevar la vida política del país más poderoso del mundo. En este sentido, cabe destacar que, según diarios estadounidenses, Trump y su equipo no esperaban obtener la nominación republicana, y menos hacerse con la presidencia, pues su postulación como candidato tenía como fin producir la suficiente publicidad que le diera un rating de audiencia alto para el canal de televisión ultraconservador –más que Fox– que él y el propio dueño de Fox, Ropert Murdoch, estaban creando.

Como dijo Clinton en tono conciliador, le debemos a Trump una mente abierta y una oportunidad de liderar el país. Sin embargo, al mismo tiempo, habrá que darle cabida a las voces inconformes con el sistema para evitar otra sorpresa “inesperada” en alguna elección futura.

*Frania Duarte es Asociada Joven del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales. Fue asistente de investigación en el Centro de Investigaciones Sobre América del Norte (CISAN) y también fue columnista de política interior y exterior de Estados Unidos en la revista Cuadrivio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s