The Mexican Windy City

13/04/2015

Por Juan Ernesto Trejo*

Foto JET

Ciudad de Chicago. Fotografía de Juan Ernesto Trejo

The “Windy City” es la tercera ciudad más grande de Estados Unidos y es la ciudad más poblada de Illinois; está ubicada en la región del Medio Oeste o región de los grandes lagos; es sede del Banco de la Reserva Federal del distrito siete del país; cuenta con uno de los sistemas de salud más grandes de esa nación, y es hogar de la compleja y característica Chicago Transit Authority, cuyo sistema de metro es el segundo más antiguo del país (sólo atrás del de Nueva York), que se originó en finales del siglo XIX. La ciudad es cuna de grandes artistas musicales de soul, blues, jazz o hip-hop, y también, si pudiéramos ejemplificar el concepto del melting pot con un lugar, Chicago bien podría hacerlo: griegos, irlandeses, italianos, alemanes, ingleses, coreanos, chinos, filipinos, puertorriqueños, pero sobre todo mexicanos son parte de la población chicaguense de este siglo.

México, según Naciones Unidas, sigue estando en el top cinco de los países más migrantes del mundo. Como dice el Cónsul General de México en Chicago Carlos Jiménez, es un reto muy grande construir una política de Estado que sirva a esos connacionales que salen del país, pero que aún demandan servicios. Entre otras razones más, como fenómeno social que impacta directamente a nuestro país, la migración ha protagonizado la agenda bilateral de México con esta ciudad estadounidense. Aproximadamente, a finales de 2013 y con información de autoridades estadounidenses, en la circunscripción del Consulado General de México en Chicago, que cubre 128 condados, hay casi tres millones de mexicanos (migrantes, hijos de migrantes y una tercera generación) que estudian, trabajan o viven ahí. Tan solo en el área metropolitana de Chicago hay poco más de un millón de mexicanos.

Debido al interés que los temas sociales, económicos, políticos y demográficos despiertan en nosotros, el Programa de Jóvenes del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales sostuvo un diálogo con el titular del Consulado General de México en Chicago: una persona que proviene de una familia migrante y que trabajó, en esa calidad y durante su juventud, en Chicago, poco antes de haber sido deportado. Lo anterior le da una responsabilidad moral impactante. Por esto, el Cónsul expresó que los trabajadores del consulado deben sensibilizarse con las historias que hay detrás de cada individuo que está realizando un simple trámite en las ventanillas del edifico ubicado en el 204 de South Ashland Avenue.

 

Programa de Jóvenes Comexi – Cónsul Jiménez, hablemos un poco de datos duros en cuanto al Consulado y de algunos de sus programas y avances.

Cónsul Carlos Jiménez – Claro. Es muy importante mencionar que la primera iniciativa de licencias de conducir para indocumentados se dio en Illinois, hace aproximadamente seis años. Ha sido replicada en estados como California. Chicago también es una “ciudad santuario”, la policía no pueden pedirte una identificación que compruebe tu estado migratorio. De hecho, una persona puede denunciar a un policía u otra agencia que te pida una identificación migratoria. Es necesario resaltar que, aunque sí hay deportaciones, en Chicago no hay redadas.

En el Consulado damos 760 citas al día, más 250 o 300 que se dan en el consulado móvil que está moviéndose todas las semanas. Por ello, aproximadamente son mil citas diarias. Recordemos que tenemos a la segunda población de mexicanos más grande después de la de California. El Consulado en Chicago es también el segundo más grande después del de Los Ángeles.

 

PJComexi – En cuanto a educación, ¿cuáles son los números de estudiantes mexicanos en esta zona? ¿El FOBESII sí está rindiendo frutos?

CCJ – Hay 300 estudiantes becados, aunque no existe registro seguro del número total de estudiantes mexicanos matriculados en las universidades. Por ello, actualmente trabajamos con un grupo de estudiantes mexicanos egresados del CIDE, ITAM y Tec de Monterrey. En mayo, ellos harán una convocatoria de todos aquellos que estudian en las universidades de Chicago. Estamos planeando hacer un encuentro muy amplio con invitados especiales que dialoguen con ellos. Esto para poder construir la red. Lo que sí existe es una red de talentos mexicanos, pero esa se conforma por aquellos que ya están acá y que se quedaron a vivir.

En cuanto al FOBESII, este ha tenido un buen alcance en Chicago. Además de estudiantes, incluye a maestros que intercambian y enriquecen su experiencia laboral. El Proyecta Cien Mil parte de un diagnóstico esencial: la ausencia del dominio de otro idioma en México además del español. El programa tiene como sustento fundamental el acercamiento a la lengua.

 

Foto HV

Juan Ernesto Trejo entrevista al Cónsul Carlos Jiménez. Fotografía de Hugo Vallarta

PJComexi – Actualmente, podemos presenciar cierta falta de asimilación cultural de las nuevas generaciones de mexicanos nacidos en EE. UU. ¿Qué podemos esperar para aquellos que no se sienten ni estadounidenses ni mexicanos?

CCJ – Sin duda, estamos preocupados por el mal español que hablan los jóvenes hijos de familias mexicanas, por poner un tema de ejemplo. Estamos promoviendo una campaña para que en la casa se hable español. Los niños van a aprender inglés tranquilamente afuera, pero el español sólo en la casa, quizá en las escuelas bilingües, pero estas son contadas. El idioma es fundamental: si un joven no lo comprende, menos entenderá la historia de sus padres y sus ancestros. Es importante la identidad y esta entra fundamentalmente por el idioma. Es un problema serio. Efectivamente, hay una falta de identidad en estas generaciones. No están totalmente asimiladas a la cultura estadounidense, porque hay todo un mundo que los ancla a su origen. Con sus padres, aún experimentan las tradiciones mexicanas, pero esto se contrasta en la calle con una cultura totalmente diferente. Personalmente, creo que es un error esperar inculcarles una cultura 100% mexicana. La idea fundamental sería hacerlos sentir orgullosos de ser estadounidenses. Esta es su patria y aquí nacieron. Simplemente, deberíamos enfocarnos en que no olviden sus raíces, cultura, historia y orígenes. Tal y como lo hacen otras nacionalidades. Los irlandeses son un gran ejemplo de esto. Por ello, el camino ideal es que cada vez haya más escuelas bilingües. Sí existe en las familias el cariño y la añoranza por lo suyo, pero le hacen frente a lo fuerte que es la cultura y modus vivendi de EE. UU., sobre todo las nuevas generaciones. Concuerdo por ello que hay que crear una binacionalidad que sea benéfica para el país en el que nacieron y que al mismo tiempo se sientan orgullosos de su origen.

 

PJComexi – Sabemos que para la mayoría de los migrantes es muy difícil documentarse o tener una simple identificación. En este sentido, cuales son la ventajas del programa “Actúa y ven por tu acta” y programas similares de identificación?

CCJ – Este programa, junto con la homologación del registro civil, es una gran herramienta. Antes era un verdadero calvario. La gente no podía viajar a México por su condición migratoria para sacar un acta de nacimiento; un familiar tenía que sacar esa acta en México. Ahora no, ellos vienen sin cita y, en 15 o más minutos, obtienen su acta debido a que la base de datos lo permite. Si al primer intento no se encuentra el registro, hay un mecanismo de alerta que busca en su lugar de origen para que ahí se les rastree el documento, y también, si hay problemas de datos, se les corrige. Todo se puede hacer en el consulado. Es un gran esfuerzo de los estados de la República, la Cancillería y la Secretaría de Gobernación.

Esto será un gran elemento de apoyo para la ley de migración del presidente Barack Obama, si bien está hoy transitoriamente suspendida, las personas pueden aprovechar hoy para preparar sus documentos. Se estima que el 10% de la población mexicana de este lugar se verá beneficiada por el decreto. Aproximadamente, habrá 300,000 beneficiarios del alivio migratorio de la orden ejecutiva en esta área. Ante esto, el consulado se ha reforzado en términos de personal. La Cancillería permitió incrementar el número de recursos humanos y de equipos, aunque también estamos teniendo jornadas sabatinas y vespertinas diarias. Y es que a pesar de que está suspendido el alivio migratorio, y como decía Luis Gutiérrez congresista estadounidense, hay pasos que se toman y que no tienen vuelta atrás. A veces hay legislaciones que aparentemente limitan o tratan de contradecirlas, pero al final terminan cediendo. Esta acción ejecutiva del presidente Obama es un alivio. El gobernador de Illinois [Bruce Rauner], junto con representantes del congreso, empresarios y líderes religiosos han hecho un pronunciamiento pidiendo que avance el proceso para descongelar esta decisión del juez que ha suspendido los efectos de la acción ejecutiva, lo cual seguramente va a suceder y el Consulado estará preparado para ello. No habrá ni un solo mexicano que no pueda acreditarse para este beneficio migratorio por culpa de una mala documentación en el Consulado.

También, el tema de la matrícula consular ha cobrado popularidad, pues la nueva versión es de las más avanzadas. Tiene estándares de seguridad como los europeos y es mucho más aceptada, por ello, la solicitan con más razón. Asimismo, con el programa de las licencias, la gente comenzó a tramitarlas aún más porque son aceptadas como identificación.

México está creando un sistema consular que resalta notablemente del resto del mundo, incluyendo al de Estados Unidos. En Chicago hay 47 consulados, tan solo de Latinoamérica somos 14. No hay uno solo que entregue documentos el mismo día en el que se hace el trámite. Nosotros, tanto el pasaporte, la matrícula y ahora el acta de nacimiento se emiten y entregan el mismo día. Las personas vienen y salen con sus documentos.

 

PJComexi – ¿Qué podríamos decir acerca de la agenda bilateral entre México y Chicago? ¿Cómo es su perfil diplomático?

CCJ – En cuanto a este tema, además de nuestras agendas nacionales, que ya conocemos, se han ido incorporando nuevos agentes diplomáticos. Aquí tenemos 9 representaciones de estados que tienen oficinas en Chicago y que atienen a sus comunidades. Las principales son las de Michoacán, Guerrero, Jalisco, Guanajuato y Zacatecas. Tienen una gran cantidad de trabajo. Ellos forman parte del esquema de una diplomacia aterrizada con la comunidad. Es un trabajo que reclama perfiles diplomáticos con una visión social, más allá del diplomático tradicional que va y trabaja en una embajada, y cuyo esquema laboral se desarrolla en un nivel de cúpula, mas no en la comunidad. Por ello desarrollamos programas que funcionan como si fueran un gobierno local: existe una ventanilla de salud y de servicios de apoyo laboral en donde se asesora y se defienden los derechos laborales de los trabajadores. No importa tu condición migratoria, tus derechos laborales son los mismos. Por otro lado, está la ventanilla de asesoría financiera… La verdad es que no hacemos todo solos, nos apoyamos en la misma comunidad y, en ocasiones, en organismos de la sociedad civil.

 

PJComexi – Hay académicos que sugieren que la imagen de México en el extranjero en ocasiones se ha deteriorado debido a su relación con Estados Unidos, ¿qué opina de esto?

CCJ – Estados Unidos es un referente mundial en todo sentido. Lo que se dice en aquí se dice en el mundo. Muchas de las notas en Europa y otras latitudes tienen referentes en este país. Por ejemplo, CNN es un referente mundial. México, en esta materia, tiene en EE. UU. el mayor desafío. Yo insisto con el personal de hablar de México sin ocultar las cosas que no van bien. Es una instrucción directa de la SRE. Hay que defender a México en todos los sentidos. Hay que tratar de que los árboles no tapen el bosque. En Estados Unidos existe una tendencia de generalizar, se toma un caso y se generaliza todo. Esto es grave. En reuniones con empresarios que invierten en México a veces tenemos que contestar preguntas muy incómodas y que son ejemplo de la gran falta de conocimiento del país. Es cierto que nadie puede tapar el sol con un dedo, pero la percepción de que México es un país peligroso es totalmente falsa. Claro que hay regiones muy peligrosas y otras que están en crisis, pero otras tantas no. Por poner un ejemplo, el índice de delincuencia de Chicago es mayor que el de la Ciudad de México. Un estudio estadounidense arroja que hay ciudades sumamente peligrosas, como Detroit, y claro que en México tenemos serios problemas en el norte o en Guerrero, pero no es así en todo el país. El tema de la seguridad ha impactado demasiado; generó una percepción de un riesgo extremo que supuestamente se vive en todo México. Esto para el clima de los negocios. Por ello me da mucho gusto escuchar comentarios de empresarios estadounidenses que me dicen en ocasiones que se sienten más seguros en Yucatán que en el sur de Chicago. Por ello, sí, los medios en Estados Unidos son un detonador de una buena o mala imagen a partir de referentes no necesariamente bien dimensionados, que es lo preocupante.

 

PJComexi – Cónsul, ¿qué debería hacer México para asegurar su estabilidad económica? ¿Reforzar sus relaciones con América del Norte o diversificarse hacia otras regiones como el continente asiático?

CCJ – Lo digo con absoluta convicción: diversificación. No podemos seguir apostándole todo a un comercio que se facilita, que se antoja natural. Hay demasiadas condiciones que propician que América del Norte sea nuestro principal socio comercial, pero la realidad es que en la forma en la que el mundo está desenvolviéndose y creciendo económicamente es necesario voltear a ver a regiones como Asia. Yo como expresidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia Pacífico del Senado mexicano insistí mucho al entonces presidente Felipe Calderón que era necesario llegar ya de verdad a China, pues ya estábamos muy tarde en comparación con otros países que ya estaban dentro. Por ello, en parte se creó un grupo con Rafael Fernández de Castro y un cuerpo de legisladores, que yo encabezaba, empresarios, académicos y funcionarios que hicieron un esfuerzo por mejorar la relación con China y Asia-Pacífico. También, recientemente, los cónsules de los países pertenecientes a la Alianza del Pacífico hemos acordado promover en Chicago esta alianza. EE. UU. seguirá siendo el principal socio comercial, pero haríamos mal en no estrechar lazos con otras regiones del mundo.

 

PJComexi – Usted viene de una carrera legislativa amplia. ¿Qué opina de la diplomacia parlamentaria? ¿Cree que en México recibe el crédito que debería?

CCJ – La diplomacia parlamentaria es una parte sumamente esencial de la política exterior de un país. Por ejemplo, si uno toma en consideración lo que hace el Parlamento Europeo, se da cuenta de cómo cada vez más este se convierte en un actor fundamental de la relación bilateral y multilateral. Lo que se tiene que impulsar y procurar más en México es su profesionalización. Es muy importante que los legisladores acudan a los encuentros internacionales y trabajen sus relaciones con el resto del mundo a través de sus parlamentos con preparación y solidez. En México se avanzó mucho con la creación del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques que apoya y  provee a los Senadores de insumos de análisis e información que les permite desempeñarse mejor en este trabajo. Hoy la responsabilidad de las relaciones internacionales no se le puede dejar solo al poder Ejecutivo, de hecho, hay muchos actores más. Hay una gran diplomacia de gobiernos locales, una diplomacia empresarial también. En el mundo contemporáneo hay muchos actores que trabajan en la diplomacia y en las relaciones bilaterales y multilateral de los países. Hay propuestas concretas ya hechas para que el Senado sea un actor mucho más importante. Este organismo necesita de más facultades constitucionales en materia de política exterior. Por ejemplo, en Estados Unidos, el congreso está metido en una negociación de TLC desde su inicio. Sin embargo, por supuesto que el empoderamiento del legislativo debe tener un límite, y este sería el de las facultades constitucionales de un presidente, porque de lo contrario sería un sistema parlamentario… Se trata de que sean dos actores que trabajen juntos. No hay que rebasar los límites que cualquier democracia exige. Los poderes son para eso, para procurar los equilibrios. Pero el Senado bien podría ser un mejor actor en la negociación de un TLC o en la designación de embajadores y cónsules, por ejemplo, para que se revise con mayor detalle que su experiencia y perfil laboral cumplan con las exigencia de la misión diplomática o consular.

 

PJComexi – Cónsul, finalmente, tres palabras que para usted describan a Chicago y tres que lo hagan con México.

CCJ – Para México: coraje, esperanza y constancia. Para Chicago: futuro, cordialidad y el otro México en su máxima expresión.

 

*Juan Ernesto Trejo es licenciado en Relaciones Internacionales por el ITAM, asociado joven del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi), exeditor de Foreign Affairs Latinoamérica, y actualmente asesor legislativo. Cuenta con estudios de Redes Sociales y Marketing de Contenidos por la Universidad Iberoamericana. Sígalo en Twitter en @JuanErnestoTG.

 Agradecimientos especiales al Programa de Jóvenes del Comexi y al Consulado General de México en Chicago por propiciar esta entrevista. Siga las siguientes cuentas de Twitter para más actualizaciones en el tema: @INTLblog @ConsulMexCho y @cjimenezmacias

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s