10 mandamientos para internacionalistas mexicanos

24/02/2014

Por Carpe Mundum

211

Ser internacionalista es un honor y una responsabilidad.  A diferencia de otras carreras profesionales, que gozan de una larga trayectoria, el estudio de las relaciones internacionales en nuestro país -y en el mundo- es relativamente nuevo.  Al día de hoy, el internacionalista mexicano sigue forjando su identidad y su competitividad profesional.  Con miras a fortalecer la profesión, a continuación propongo 10 reglas esenciales, tips, o como se les quiera llamar para los estudiosos de relaciones internacionales mexicanos.

1. Reconoce tu estatus como actor global.- Muchos estudiantes están tan ensimismados dentro de sus entornos académicos y sociales que se les olvida su papel como individuo en una sociedad globalizada. Conversan románticamente sobre sus sueños al terminar la carrera, negando el poder inherente que representa tener un celular o una computadora.  Si tienes ideas y quieres hacer cambios, no te esperes a titularte. Date cuenta de tu potencial como individuo y aprovecha la cercanía que ofrece la tecnología para forjar al mundo.  “Si alguna vez has pensado que eres muy pequeño para hacer una diferencia, trata de dormir en una habitación con un zancudo.” -Dalai Lama

2. Comprende las visiones estadounidenses del mundo.- Estamos inseparablemente conectados a Estados Unidos.  No solamente es nuestro primer socio comercial, sino fuente principal de la inversión extranjera directa y hogar para más de 11 millones de mexicanos.  Después de la llamada “escuela inglesa” de relaciones internacionales liderada por Hedley Bull, el propio Departamento de Estado de Estados Unidos ha invertido cantidades importantes de recursos en el estudio de asuntos globales.  Financiaron las investigaciones de Hans Morgenthau y, consecuentemente, ven al mundo en función de sus intereses.  Para un internacionalista mexicano, la falta de compresión o las generalizaciones extremas (“es el petróleo”; “todo es negocio”; “imperialismo puro”) son inaceptables.  Tómate el tiempo de platicar con personas estadounidenses y comprender su cultura, su nacionalismo y sus intereses.  Hagas lo que hagas en la vida, vas a tratar con ellos, así que más vale conocerlos. “America is not just a country.  It’s an idea” -Bono

3. No te cases con una teoría.- La teoría de las relaciones internacionales suele repulsar o enamorar a los internacionalistas. Si bien es fundamental conocer las teorías y aplicarlas a situaciones empíricas en la historia y en el acontecer global, no es muy útil para el desarrollo de tu cerebro ponerle la etiqueta de “realista”, “liberal”, “constructivista” o cualquier otra. Como internacionalista, tienes que poder identificar los prejuicios de otros y entenderlos.  Está bien que estés generalmente de acuerdo con algún paradigma, pero no está bien que estés indispuesto a cambiar.  Creo que todos entienden que la “ciencia política” tiene poco de ciencia y mucho de arte. Las relaciones internacionales tienen más de ambas. “Una onza de acción pesa más que una tonelada de teoría.” -Thomas Jefferson

4. Cuestiona a tus maestros y prepárate mejor que ellos.- La enorme mayoría de las universidades mexicanas parecieran ser negocios en lugar de centros de educación superior. Cobran sus colegiaturas, cumplen con los lineamientos y contratan a maestros para impartir las clases. Suelen olvidar que dentro de su cuerpo estudiantil está la fuerza que puede transformar a la institución. Como no eres directivo, tu papel está en prepararte antes de las clases para darle un nivel de primera a la impartición del conocimiento. Si lees los libros, artículos y blogs de actualidad sobre el tema y puedes cuestionar al maestro con fuentes ajenas al curriculum, lo obligas a hacer sus propias investigaciones y entrar en un ambiente en los que todos aprenden.  Para generar conocimientos, tienes que preguntar y aportar al conocimiento nuevo. “El peor enemigo del conocimiento no es la ignorancia. Es la ilusión de conocimiento.” -Daniel Boorstin

5. Participa en Modelos de Naciones Unidas.- México tiene una larga y respetada tradición multilateral.  La participación en modelos de ONU te obliga a aprender sobre otro país, sobre el sistema internacional que ha marcado nuestra era y sobre la negociación. Vas a aprender a defender tus intereses, a trabajar en equipo y a dialogar para resolver disputas. Independientemente de lo que quieras hacer después de tu carrera, o que pienses que los modelos únicamente son para los “intensos y ñoños”, te aseguro que será una experiencia padre.  Incluso, son buenos foros para hacer amigos y hasta conocer a tu futura pareja. “Si las Naciones Unidas no se proponen hacer una ruta para el desarrollo en el nuevo milenio, ¿quién lo hará? -Kofi Annan

6. Viaja.- La facilidad de viajar en el siglo XXI no tiene paralelo en la historia. Ya sea que te vayas de mochilazo, intercambio o simplemente tomes un camión, ve más allá de México y conoce otra realidad. Conocer otras latitudes te abrirá lo ojos y hasta te dará una mejor apreciación de las cosas que tenemos en México.  Ya sea que te vayas lejos o te quedes cerca, hay que conocer el mundo.  Si vas con mente abierta y buena actitud, te sorprenderás de lo muy interesante que eres para las y los extranjeros. “Viajar es lo único que compras que te hace más rico.” -Anónimo

7. Desarrolla aptitudes.- Tus años universitarios son los más padres de tu vida.  Vas a aprender mucho, pero no necesariamente en el aula de clases. Cuando llegues a una entrevista de trabajo, al empleador le interesa saber más qué puedes hacer bien que las calificaciones que obtuviste en aquella clase de historia de Medio Oriente.  Trabaja o éntrale a un voluntariado donde aprendas a organizar eventos, seguir instrucciones, delegar, relacionarte, hablar en público, practicar otro idioma, redactar discursos, etc… Verás que el liderazgo es un conjunto de habilidades que irás desarrollando con la práctica…así que practica haciendo y no solamente leyendo. “Cuando es obvio que las metas no pueden ser alcanzadas, no ajuste las metas, sino las líneas de acción.” -Confucio

8. Se Embajador de México.- No tienes que pertenecer al Servicio Exterior Mexicano para incidir en la imagen del país en el exterior.  Incluso, los gobiernos hoy en día no controlan realmente la “marca país”, ya que ello requiere una coalición robusta entre gobierno, la iniciativa privada y la sociedad civil.  La edad promedio del mexicano es de 27 años y tú representas al país en todas tus interacciones fuera de nuestras fronteras o con extranjeros. Tienes que conocer las buenas noticias de lo que sucede en el país y lo que hacemos en el exterior.  ¿Por qué? Tu éxito profesional depende en gran medida de la imagen que tiene el extranjero de nuestro país.  No cometas un auto-sabotaje hablando mal del país, mejor toma acciones para mejorarlo. “Be the change you want to see in the world.” -Gandhi

9. Ten orgullo en tu carrera.- Generalmente hablando, la población no sabe lo que hace un internacionalista y por ende tiende a menospreciar la profesión o a pensar que el único camino es la diplomacia. Date cuenta de lo inteligente que tienes que ser: hay que saber de economía, ciencia política, historia, geografía, y por su fuera poco, idiomas. Cuando tengas conversaciones con compañeros de estas disciplinas, enriquece el debate con perspectivas de la otra. Tú sabes un poco de todo, y eso hay que verlo como una ventaja comparativa y explotarlo para lograr tus objetivos profesionales. “Fácilmente podría perdonar su orgullo, si no hubiera mortificado al mío.” -Jane Austen

10. Mira más allá de Estados Unidos.- Si bien es indispensable comprender las mentalidades estadounidenses y sus intereses políticos y económicos internos y externos, el vecino del norte no lo es todo.  El poder geopolítico está cambiando y el internacionalista mexicano está bien posicionado para aprovecharlo. Mira hacia Asia, África, América Latina, Europa y Medio Oriente. Hoy ofrecen oportunidades como nunca antes para entablar diálogos y hacer negocios. Si la queja constante ha sido la necesidad de diversificar nuestras relaciones, toma las riendas y diversifícalas estudiando, relacionándote, viajando y haciendo negocios con el mundo.  Tu aportación como internacionalista tendrá un impacto para futuras generaciones no solamente aquí, sino allá. “Mucha gente, entre ellos empresarios, piensan que la globalización le pertenece a China.” -Jon Meacham

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s