Canciones con contenido político recomendadas por Frania Duarte

18/11/13

En esta ocasión, les compartimos dos canciones compartidas en nuestra #preguntadelasemana con una breve explicación hecha por una de nuestras Asociadas. Les recordamos que cada semana estamos lanzando una nueva pregunta y que pueden encontrar las recomendaciones en nuestro Twitter (@INTLblog) con el hashtag #preguntadelasemana

 

Frania Duarte*

Je suis un homme, de Zazie

193

Imagen del dideoclip oficial de Je suis un homme

No sólo ésta sino también otras canciones  de esta cantante francesa apelan a lo humano y al humano. Je suis un homme nos invita a repensar el mundo y, más aún, a repensarnos nosotros mismos y nuestras acciones, en tanto componentes motores de aquél. En la canción, el hombre moderno es el narrador de su historia  y repara en el comportamiento nocivo que ha tenido para con su entorno. Así, reconoce su hambre de consumismo y superficialidad y su lado bélico, y se da cuenta de que mientras él, rico, vive lleno de lujos, otros tantos están sumidos en la pobreza, sin alimento y sin educación, y que además el medio ambiente también está siendo afectado por algunas de sus acciones.

Repara, pues, en que él hace el mundo a su modo y que se ha convertido en la mismísima negación de su propia raza, al refugiarse en el individualismo y el consumismo (« Je suis de l’homme la négation, pur produit de consommation, bon mon compte est bon») y, en consecuencia, concluye que él mismo es el rey de la ilusión y de los estúpidos y se acusa a sí mismo, a su raza, de crear un mundo que, a pesar de ser su hogar, ha descuidado:  “Et vois ce que j’en ai fait, une terre glacée, une terre brûlée, la Terre des hommes que les hommes abandonnent”.

Al final el hombre está dispuesto a asumir las posibles consecuencias de su comportamiento, pero dice no saber qué hacer ante las problemáticas que se presentan. Este final me parece que nos invita a reflexionar que cada uno de nosotros somos, de alguna u otra forma, ese hombre y, por ende, que no está(mos) solo(s), que todos somos humanos y, por ende, todos formamos parte de la solución y de construir un mundo mejor, nuestro mundo.

Ya rayah, de Rachid Taha

194

Inmigrantes tunecinos a su llegada a Lampedusa, Italia. Foto de Roberto Salomone, AFP

Ya rayah (Oh emigrante; Oh viajero) se trata de una canción árabe compuesta en los años ’70 y muy famosa a principios de los años ’90, cuando el cantante argelino y radicado en Francia, Rachid Taha, hizo un cover de la misma. La canción sonó bastante en los países del Magreb, y se entiende que su origen haya estado en uno de ellos, pues éstos tienen altos niveles de emigración, principalmente hacia Europa.

El narrador de la canción, un emigrado, canta a otros emigrantes, a aquellos que, al igual que él, se ven orillados a abandonar su patria sin tener idea de cuál pudiera ser su destino. En él se puede apreciar la preocupación que siente por los nuevos emigrantes, pues les advierte sobre los obstáculos que encontrarán en el país de destino y sobre lo dura que será la vida para ellos no sólo por ser extranjeros e inmigrantes, sino porque no habrán vivido una vida plena, inquietud derivada del hecho de que son muchos los adolescentes que se ven envueltos en este fenómeno y que crecen más rápido que otros jóvenes de su edad en condiciones socioeconómicas más favorables. También les advierte que corren el riesgo de arrepentirse, igual que él mismo, y que quizá terminarán volviendo a su tierra, pero no sin que antes su felicidad se haya extinguido. En el peor de los casos, pero al parecer un aliciente desde el punto de vista del narrador, el emigrante eventualmente morirá y se reunirá con Dios.

Esta canción refleja, pues, el sentir de muchos magrebís, la infelicidad de tener que dejar su tierra –donde si bien no eran plenamente felices, al menos tenían el consuelo de la identidad con su gente– para ir a otra donde las condiciones de vida serán ligeramente mejores, pero no necesaria y totalmente prósperas y donde, además, corren el riesgo de vivir con la carga de la segregación. Asunto, además, que no ha sido debida y efectivamente abordado por los países expulsores de migrantes –es decir, para mejorar las condiciones socioeconómicas y evitar que sus ciudadanos tengan que irse–  y por los países se destino –para mejorar las condiciones de integración de los inmigrantes.

 

*Frania Duarte ha colaborado en el Centro de Investigaciones Sobre América del Norte, la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y la California State University, Northridge. @franiadu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s