¿Una nueva primavera árabe se está llevando a cabo en Turquía?

12/06/13

Marco Dalla Stella*

Desde hace algunas semanas las protestas contra el gobierno de Erdogan se han recrudecido. El parque Gezi se convirtió en el símbolo de la laicidad del estado.

145

Un año después de la primavera árabe que agitó, uno después del otro, a muchos países del norte de África (sobre todo en Túnez, Argelia, Libia y Egipto), otra ola de protestas se ha levantado en el mundo árabe.

En Turquía, la “puerta de Oriente” y posible futuro estado de la Unión Europea, el 26 de mayo pasado empezó una protesta que está poniendo en discusión la legitimidad del Primer Ministro Recep Tayyip Erdogan, jefe del partido conservador e islamista que está en el gobierno desde 2003.

La causa detonante de las manifestaciones, que en este momento cuentan con miles de participantes, se ocasionó en Estambul cuando la jefatura ciudadana aprobó un plan de construcción de un nuevo centro comercial en el área que ahora ocupa el parque urbano Gezi. Desde entonces algunas decenas de personas empezaron a expresar su contrariedad acampando en el parque y rechazando las invitaciones del gobierno a desalojarlo. Después de algunos días las carpas fueron quemadas y el parque desalojado mediante el uso de gases lacrimógenos.

Sin embargo, lo que al principio era una protesta circunscrita a la dimensión ciudadana al cabo de pocos días reunió otros motivos de protestas contra el gobierno de Erdogan y se extendió a todas las principales ciudades turcas. Hasta ahora los mayores conflictos se han registrado, además de Estambul, en Ankara (la capital), Antalya, Bodrum y Konya. Según las estimaciones de la Asociación Turca para los Derechos Humanos, hasta ahora más de 2800 personas han quedado heridas y casi de 800 fueron detenidas. Las personas muertas por causas relacionadas con las protestas han sido cuatro.

Turquía es una de las democracias que se consideraban más estables dentro del mundo árabe, su Constitución especifica que es un Estado laico con total libertad de religión y de conciencia. Aunque el islam es por mucho la religión más practicada en el país, la tolerancia y la moderación han sido características principales de su vida política e incluso cuando, en las elecciones de 2002, acabó ganando el partido conservador-islamista AKP (“Partido para la justicia y el desarrollo”), éste se caracterizó sobre todo por su pragmatismo económico, mismo que le permitió al país árabe tasas de crecimiento económico anual entre las más altas del mundo.

Aquí radica la mayor diferencia entre las protestas turcas con la “primavera árabe” del 2012. Ésta se produjo en un primer momento por las dificultades económicas que el pueblo de los primeros países en levantarse (en particular Túnez) sufrían. Sin embargo, la situación económica turca no es comparable (aunque las diferencias sociales entre áreas urbanas y rurales son notables) y las razones que explican este alzamiento popular general son diferentes.

Dos leyes en particular animaron los turcos de las áreas urbanas a salir a la calle; mismas que fueron acusadas de ser demasiado islamistas para un país que quiere seguir profesándose laico. La primera de estas quiere prohibir la venta de alcohol en las áreas cercanas a mezquitas y escuelas mientras que la segunda está direccionada a limitar los comportamientos “moralmente inaceptables” (entre ellos, la prohibición de mostrar piernas femeninas en las publicidades y la interdicción de besarse en lugares públicos). Algunos observadores internacionales interpretaron estas propuestas de ley como el intento del gobierno de promover una sharia moderada.

Una de las razones que hacen acomunar las protestas turcas con las de 2012 se funda en el importante papel que están jugando las redes sociales y, sobre todo, por Twitter. A través del hashtag (una palabra-clave usada para buscar información sobre un determinado tema) #OccupyGezi los manifestantes logran organizarse e intercambiar información. Incluso varias decenas de personas fueron encarceladas con la acusa de haber organizado manifestaciones de protesta a través de la red social o de haber hecho “actividades subversivas”. El primer ministro Erdogan habló de las redes sociales como “una gangrena” y un “vehículo de desinformación”. Sin embargo, basta con buscar en Twitter para encontrar miles de mensajes en favor de la protesta y, en el mismo tiempo, otros que se piden “¿Dónde está el ejército?”.

Históricamente, en Turquía es el ejército es la institución que se ocupa de defender la laicidad del estado. Una función que ha cubierto, en manera alternada, por más de 50 años. Pero el gobierno de Erdogan, durante su primera legislatura logró disminuir notablemente la capacidad de oposición de los militares, sobre todo gracias a una investigación acerca de una supuesta red golpista, denominada “Ergenekon”. Con la acusación de tener el objetivo de llevar a cabo un golpe de estado en 2003, más de 200 militares opositores del gobierno turco fueron encarcelados y todavía están bajo investigación. Periodistas independientes acusaron a Erdogan de aprovecharse del caso para encarcelar a sus principales opositores políticos y, de esta manera, tener el control del ejército.

Mientras que las organizaciones internacionales e no gubernamentales siguen pidiendo el respeto de los derechos humanos y la mediación no conflictiva, el gobierno Turco parece intencionado en seguir con la destrucción del parque Gezi, verdadero casus belli del conflicto turco y punto central de una eventual solución. Erdogan recientemente afirmó que no volverá en sus propios pasos y que “la paciencia tiene un límite”. No sabemos cuándo este límite será alcanzado, ni a lo que llevará, pero lo cierto es que Turquía está en frente a otro gran bivio de su compleja historia.

*Marco Dalla Stella es licenciado en Relaciones Internacionales en la Universidad Ca’ Foscari de Venecia. Actualmente es voluntario en México para ENGIM Internazionale y redactor para el sitio italiano de política internacional The Post Internazionale.

La opinión expresada es exclusivamente del autor y no refleja la opinión institucional del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales o su Programa de Jóvenes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s