Tutankamón: la tumba, el oro, la maldición

04/02/13

Ana Luisa Hernández

 

Las personas tienen una fascinación por conocer otras culturas, lo cual además es bastante evidente en el internacionalista.  Pero dentro de dicha fascinación, siempre hay una (o un par) que nos resultan más atractivas que otras.  En mi caso, tengo una particular debilidad por la Antigüedad, especialmente las culturas egipcia y griega clásicas.  Ello, se puede denotar en cuatro de mis expresiones artísticas favoritas: la Nike de Samotracia y la Venus de Milo (ambas en el Louvre), así como el busto de Nefertiti (en el Neues Museum de Berlín) y la máscara funeraria de su hijo Tutankamon (en el museo de El Cairo).

Justo al ver la imagen de esa máscara en un anuncio en Paseo de la Reforma, decidí que debía ir a la exposición y es por ello que hoy me referiré a la exposición “Tutankamón: la tumba, el oro, la maldición” que se encuentra en el Museo de la Autonomía (Licenciado Primo de Verdad No. 2, a un costado del zócalo y Palacio Nacional, entrando por moneda).

De acuerdo al sitio oficial de la exposición (www.tutankamon.mx), ésta busca:

Esta muestra te permitirá acercarte a los grandiosos tesoros de la Tumba de Tutankamón y además conocerás las manifestaciones sociales, culturales, religiosas y artísticas de los egipcios, así también podrás conocer de manera detallada los rituales que llevaban a cabo para sepultar a sus muerto. Ya que, la  Muerte y el Más Allá siempre han sido factores importantes para el pueblo egipcio, quizá más que la existencia misma, concebida como la preparación para la vida de ultratumba.

Lo cual desde mi punto de vista logran.  La exposición está dividida en tres salas con un tema principal.  La primera sala da una explicación sobre la religión politeísta egipcia, así como el origen de la momificación de los cuerpos y las técnicas de embalsamamiento para una momificación artificial.  Asimismo, te muestran el exterior de la tumba.

La segunda sala, mi favorita, se dedica al interior de la cámara funeraria y es en donde se pueden ver las réplicas de la máscara funeraria, el sarcófago y joyas con que fue enterrado Tutankamon.  También hay una explicación sobre el origen de este Faraón y como se desarrolló su corto reinado.

123

La tercera, de la que no tomé fotografías por cuestiones de luz, está dedicada al descubrimiento de la tumba y la maldición asociada a ésta.

Aclaro lo siguiente, en caso de que no haya sido evidente en líneas anteriores: lo que se ve en esta exposición son réplicas.  En ningún momento te aseguran que son originales, y lo cito textual del sitio oficial de la exposición:

Por primera vez una de las exposiciones más importantes del mundo llega a la Ciudad de México, la comparación de dos culturas antiguas entre las más importantes en la historia humana: la historia y el misterio de la antigua civilización Egipcia en la tierra de los Aztecas.

En nuestra exposición, Tutankamón, La Tumba, El Oro y La Maldición; los objetos expuestos se recrearon como preciosas antigüedades, los artistas han usado la misma técnica y materiales incluyendo auténtico oro, realizando así, una muestra en la medida de lo posible idéntica a aquella que se expone en el Museo Egipcio. Los visitantes conocerán los misterios de la religión de los faraones, la creencia en el más allá a través de la recreación de la momificación y de los ritos funerarios.

La exposición cuenta con más de 200 piezas que conforman el gran tesoro. La emoción del descubrimiento será revivido así como Howard Carter lo experimetó en 1922 cuando, después de haber sido violada la sagrada cerradura y de haber abierto un agujero en las antiguas murallas exclamo “Veo cosas maravillosas”.

“Los autores de esta exposición han logrado conjugar la obra artística con los efectos de audio y video consiguiendo que la información sea didáctica y entretenida. Es una oportunidad para disfrutar de una buena historia. Donde no quedará espacio para el aburrimiento.”

En primer lugar, celebro la honestidad del museo al no mentirle a su público.  También celebro su interés y vocación por hacer accesible algo que únicamente se podría ver con una visita a El Cairo (y que desafortunadamente no cualquier persona puede hacer) o de forma indirecta a través de un libro o Discovery Channel.

Si bien el corto reinado de Tutankamón no tuvo la relevancia de Akenatón ni le permitió hacer grandes construcciones, el hecho de que su tumba no hubiera sido saqueada nos permitió conocer más de esta civilización y hasta echó a volar nuestra imaginación.  No olvidemos que gran parte de lo que sabemos de Egipto antiguo, incluyendo el popular disfraz de Halloween de la momia llena de vendas, las caricaturas y películas que se refieren a la maldición de la momia o la momia que vuelve a la vida y persigue al protagonista, se lo debemos al descubrimiento en 1922 de esta tumba.  Ello, me parece suficiente argumento para recomendarles que visiten la exposición.  No se la pierdan.

Anexo culinario

En mi entrada anterior, omití mencionar que el broche de oro de cada parada del tour es visitar un buen lugar para comer en las cercanías del museo.  En el caso del recorrido en el Museo Nacional de Arte (MUNAL) para “El Placer y el Orden”, la experiencia culinaria corrió a cargo del muy tradicional Café Tacuba.

En esta ocasión, la visita concluyó con un delicioso filete de atún en la Trainera –que originalmente conocí en Acapulco y que felizmente también se encuentra en el centro, frente al Hemiciclo a Juárez.

Posdata

Sé que tengo pendiente comentarles sobre “In Wonderland”, pero decidí aplazar ese comentario por dos motivos: el primero, que me pareció una buena idea escribir sobre una exposición que aún está abierta al público –con la esperanza de que estas líneas convenzan a alguien de visitar el museo- y la segunda, porque justo me enteré de una exposición de esculturas de Leonora Carrington, y pensé que podría vincularlas –sólo me falta hacerme un espacio para visitar el Cenart.

El Museo de la Autonomía también tiene una exposición sobre “El Miedo”, que también visite pero que no recomiendo.

Cualquier recomendación de exposiciones o anexos culinarios son bienvenidas al twitter de INT’L @INTLblog o a mi Twitter personal @florjaguyana

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s