Recordando a Hugo Chávez

06/03/13

Ana Luisa Hernández

129

Source: clmus.com via Christine on Pinterest

Un personaje polémico, referente indiscutible al hablar de política latinoamericana de principios del siglo XXI.  Ayer nos enteramos de su fallecimiento, para algunos causa tristeza, para otros alegría.  Hoy únicamente quiero compartir el fragmento de un texto en el que se describen las condiciones bajo las cuales llegó al poder hace 14 años:

Venezuela: Convergencia

El sistema de partidos actual venezolano nació en 1935 con el final de la dictadura de Gómez, ya que todo el sistema anterior, es decir partidos tradicionales y los caudillos militares, fueron desaparecidos por éste. De esta forma, los partidos políticos actuales venezolanos no son muy longevos, tal como se pudo apreciar en el análisis. En 1941, Rómulo Betancourt funda Acción Democrática (AD), un partido con una base de apoyo multiclase, incluyendo a los sindicatos, grupos campesinos, organizaciones de maestros, sociedades profesionales y de estudiantes. Fue dominante durante la mayor parte de la historia contemporánea venezolana. AD construyó una estructura partidaria nacional, formando una organización permanente en todos los niveles e integrando a diversos grupos dentro de la estructura.

El segundo partido más fuerte en la arena política era el Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI), un partido vinculado a los sectores conservadores y a la Iglesia católica. Su bastión se encontraba principalmente en la región andina. No obstante, éste logró convertirse en una fuerza política nacional hasta 1973. Con la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez (1948-1958), el AD fue proscrito mientras COPEI se mantuvo en la legalidad. Fue durante este periodo que los partidos maduraron ideológicamente.

Con el regreso de la democracia en 1958, el sistema se tornó pluralista limitado. Las alianzas y coaliciones fueron centrales para la coalición. COPEI moderó su posición de derecha a centro derecha. No obstante, AD era aún dominante. Las fuerzas políticas hicieron un pacto para apoyar al presidente en turno, sin importar su procedencia partidista, el llamado “Pacto de Punto Fijo.” Todo con el fin de preservar la democracia. Ambos partidos predominantes comenzaron a desarrollar redes clientelares y corporativistas con sus bases de apoyo al distribuir puestos en el sector público, además de favores políticos y económicos a cambio de apoyo político. El tercer partido era la Unión República Democrática (URD), quien fue un aliado de AD para la transición democrática. Durante esta época, la participación política era virtualmente universal. Sin embargo, la ausencia de la izquierda dentro del espectro ayudó a la formación de una oposición que favorecía la democracia, pero que no estaba de acuerdo con las políticas de AD y COPEI.

En 1973 la URD ya había desaparecido y se consolidó la predominancia de AD y COPEI. Para este momento, las políticas de ambos partidos eran indistinguibles. Hay varias explicaciones para esta situación. En primer lugar, la forma en la que se consolidaron las bases clientelares. Segundo, eran los únicos partidos con base realmente nacional. Finalmente, ambos se aprovecharon de sus posicione en el gobierno como el apoyo que recibían de los sectores económicos. Tales factores, aunados a la exclusión y las derrotas tanto políticas como ideológicas de la izquierda impidieron la emergencia de una tercera fuerza en igualdad de condiciones.

Así es posible apreciar que el periodo antagónico entre AD y COPEI fue muy corto. Tempranamente los dos partidos convergieron en posiciones, aunque de jure se declaran diferentes y opuestos. Igualmente, prontamente apareció un sector de la población inconforme con la situación, aunque era relativamente pequeño como para ser una amenaza a la hegemonía de AD y COPEI. La situación explica la baja volatilidad ajustada de bloque de Venezuela.

Así como ya existía la oposición de la izquierda en contra de la coalición, hacia la década de 1980 algunos grupos de derecha se unieron a las críticas contra AD y COPEI. De tal forma, se redujo sustancialmente la participación política y la convergencia en posiciones dejó a ambos extremos del espectro descontentos. Tal descontento se puede apreciar en el apoyo que opciones personalistas obtuvieron a partir de la década de 1970  y que se intensificó dos décadas después.

La crisis en el sistema de partidos que culminó con el arribo de Chávez al poder inició a principios de la década de 1990. Las redes clientelares se relajaron, lo cual erosionó aún más las fronteras ideológicas y los clivajes sociales. El sistema se tornó ampliamente dependiente en las distribuciones patronales. El apoyo electoral obedecía al desempeño gubernamental general. Sin embargo, tanto AD como COPEI perdieron su capacidad de distribuir generalizadamente los beneficios materiales, provocando que las formas de patronaje fueran más selectivas, lo cual impactó negativamente a la población. Ésta comenzó a ligar a los partidos con la corrupción, la crisis y el declive en su nivel de vida, lo cual también estuvo favorecido por la carencia de identidades ideológicas claras de los políticos. Los electores comenzaron a manifestarse por medio del abstencionismo electoral.

El resultado fue un panorama social fragmentado e independiente basado en un aumento en la pobreza y en las actividades informales (no afiliadas a ninguna institución política). En este contexto, las reformas económicas se dejaron de impulsar por la creciente hostilidad popular y la influencia de los intereses involucrados.

De esta forma, el voto en la elección de 1993 se dividió en cuatro opciones: AD (23.34%), COPEI (22.62%, La Causa Radical (20.68%) y la coalición de Convergencia Nacional y Movimiento al Socialismo (24.68%.). Además, también emergieron otras fuerzas con retórica anti-sistema: Patria para Todos y el Movimiento Bolivariano Revolucionario. Por este motivo, el número efectivo de partidos de Venezuela aumentó a tres y se manifestó una volatilidad electoral cercana al 50%. De igual manera, el índice de polarización mostró que las posiciones de la Causa Radical, Convergencia Nacional y Movimiento al Socialismo se alejaban de la convergencia en el centro de AD y COPEI. Este fue el comienzo del desmoronamiento del sistema de partidos venezolano, que como en el caso peruano, derivó en la emergencia populista.

A mediados de la década, los programas ortodoxos y heterodoxos habían fallado en revertir la crisis, y tanto el AD como el COPEI fueron desacreditados por su ineptitud en política económica. El electorado eventualmente decidió castigar al sistema político otorgando su confianza a una figura populista insurgente que prometía disolver la “partidocracia” y refundar la república venezolana: el militar Hugo Chávez. Éste último fue el único tema relevante en la elección, ya que las posiciones de Chávez eran difusas en el resto de los temas. En 1998, Chávez gana la presidencia con un 56% de los votos al frente de una coalición del “Movimiento de V República” (MVR) con partidos de izquierda, denominada “Polo Patriótico”. Chávez rápidamente reemplazó la mediación con el electorado por medio de los partidos por una relación directa y personalista con las masas.

AD y COPEI convergieron tempranamente en una posición centrista que excluyó a ambos extremos del espectro político. El descontento se acrecentó cuando el país cayó en una crisis económico que ninguno de ambos partidos pudo resolver. El descontento, más la incompetencia de los políticos desembocaron en que la población buscara una alternativa fuera del sistema de partidos –haciéndolo desaparecer. Esa opción fue Hugo Chávez. Venezuela es así el escenario de convergencia incompatible con las posiciones de los electores donde el populismo puede ocurrir.

 

Fragmento de: “El populismo como estrategia electoral exitosa: América Latina durante la década de 1990”.  El texto completo que incluye la discusión teórica, definiciones del término y el análisis que deriva en estos resultados se puede consultar en la biblioteca del CIDE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s