Crisis del gobierno español ¿Transición hacia la República o abdicación de la Monarquía?

18/06/13

Raúl Gutiérrez*

Para atender el problema referente a la falta de representatividad de los gobernantes, podemos rescatar lo señalado por C.J Frierich en Gobierno Constitucional y Democracia: “El sistema de gobierno representativo es un sistema de Gobierno responsable. Allá donde existe representación, existe responsabilidad; por lo tanto, el Gobierno responsable y el representativo han llegado pues a ser casi cosas sinónimas”.

La situación en torno a la crisis económica que vive España aunado a la corrupción presente en sus instituciones que se pone de manifiesto día con día, ha despertado un malestar general en la población que ve con cada vez más recelo a la monarquía como una institución que juega un papel de representación eficiente a través de la jefatura del Estado. Por otro lado, existe un sector de la sociedad que aprueba el desempeño de la monarquía, pero que no aprueba las recientes acciones llevadas a cabo por el Rey Juan Carlos I; por lo tanto, se presenta un escenario que contempla la posible abdicación del monarca español a favor de su hijo el príncipe Felipe de Borbón como Jefe del Estado español, en un panorama de crisis en donde se habla de una tasa de desempleo superior al 20%.

Por otro lado, la jefatura del gobierno encabezada por el presidente Mariano Rajoy del Partido Popular también presenta problemas de representatividad, podemos mencionar como ejemplo una nota publicada en el rotativo inglés BBC news: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/01/130131_espana_corrupcion_gobierno_ap.shtml “La publicación de una supuesta contabilidad secreta del gobernante Partido Popular (PP) de España por el diario El País desató la polémica y salpicó al presidente del gobierno. La contabilidad refleja el posible financiamiento irregular de miembros de la cúpula del partido, incluido el Jefe del Ejecutivo. La organización política negó mediante comunicado y rueda de prensa las acusaciones del periódico sobre pagos no declarados a altos cargos y miembros del partido, registrados por el ex tesorero del PP Luis Bárcenas; sin embargo, jueces españoles descubrieron una cuenta en un banco de Suiza, de la que dijeron “es el verdadero beneficiario”, con un saldo medio de US$20 millones y que llegó a registrar hasta los US$34 millones. Poco después de este descubrimiento, el abogado de Bárcenas dijo que su cliente regularizó más de US$13 millones, después de acogerse a la nueva ley de amnistía fiscal promovida por el Partido Popular. La justicia ya implicó al ex tesorero en 2009 en el caso de corrupción Gürtel, como presunto puente entre el jefe de la red y los altos cargos del PP, que supuestamente recibían comisiones para beneficiar a contratistas. Entonces, Luis Bárcenas declaró no tener dinero en una cuenta en Suiza. Posteriormente, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, solicitó que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, abandone su cargo debido al escándalo de corrupción que afecta al Partido Popular por supuestos pagos ocultos a sus dirigentes. Para Pérez Rubalcaba, Rajoy es “un lastre” y “no puede dirigir nuestro país en un momento tan delicado como éste”. El líder de la oposición señaló en una rueda de prensa en la sede del Partido Socialista, que Rajoy “se ha convertido en un problema más” y por ello “le pedimos que abandone la presidencia del gobierno”. Según él, lo que ahora necesita España para salir de la crisis es un gobierno “fiable, fuerte y confiable”, algo que ya no ofrece el Partido Popular”.

Este tipo de escenarios no son nuevos, basta con recordar la situación previa al punto álgido de la crisis cuando en 2010, se repitió el mismo escenario en donde Mariano Rajoy, como líder del Partido Popular, en varias ocasiones solicitó la dimisión del ex presidente Rodríguez Zapatero. Sin embargo, el panorama era diferente porque en esta ocasión, se trata de cuestiones relacionadas con la corrupción, y anteriormente, se trataba de la supuesta incapacidad del PSOE por mantener las riendas del gobierno español; no obstante se ha argumentado la incapacidad del presidente Rajoy de llevar el manejo del gobierno.

Cabe mencionar que además de que el gobierno español ha puesto en marcha medidas de austeridad y recortes en el sector público que han incrementado el malestar social, se han dado marcados escándalos de corrupción que comenzaron a efervecer después del safari del Rey Juan Carlos en Botswana mientras el país se hundía en la recesión, aunado a la investigación al yerno real Iñaki Urdangarin por presunto lavado de dinero y sobre su patrimonio, así como el de la infanta Cristina y el caso nóos.

Recientemente el diario Excelsior informó en una nota http://www.excelsior.com.mx/global/2013/06/11/903332 que: “Tres primas lejanas del rey Juan Carlos –María Margarita Borbón dos Sicilias Lubomirska, su hermana María Inmaculada y la hija de ésta, María Illa García de Sáez Borbón dos Sicilias– y a 12 empresarios, fueron acusados por la justicia española por su presunta participación en una trama de blanqueo de dinero liderada por un mafioso chino. Todos usaban presuntamente la llamada “trama hebrea” de la red mafiosa liderada por el chino Gao Ping para lavar dinero. En esa red, ciudadanos de origen israelí ayudaban a empresarios y a la red china a lavar capitales a través de cuentas en paraísos fiscales como Suiza, Panamá y Hong Kong.

Gao Ping, cuya faceta profesional legal era la promoción del arte contemporáneo, es el presunto cabecilla de una organización que se dedicaba al lavado de capitales y otros delitos económicos, saltó a los titulares de prensa en octubre de 2012, cuando la policía española detuvo a un centenar de personas en una operación a gran escala contra las mafias chinas que operan en España bautizada como “Operación Emperador””.

En una nota publicada por el mismo rotativo http://www.excelsior.com.mx/global/2013/06/01/901830 Fermín Bouza, profesor de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid, afirma que se está dando lugar a la reactivación de un debate que hace muchos años que no se daba realmente: el de la república. Asimismo, en la misma nota se afirma que: “Ha llegado el momento de hablar en serio de una consulta popular, de un referéndum en España, para ver si los españoles queremos tener un jefe del Estado eterno y permanente, independientemente de lo que haga”, lanzaba recientemente el líder de la coalición ecologista-comunista Izquierda Unida (IU), Cayo Lara.

A diferencia de países como Gran Bretaña, donde “la Corona está dentro de la misma idea de país”, en España “no hay un sentimiento monárquico” arraigado históricamente, considera José Varela Ortega, presidente de la Fundación Ortega y Gasset. “La mayoría de la ciudadanía española no es ni monárquica ni republicana, considera que son formas de gobierno y de una manera pragmática le parece que si funciona una o la otra cualquiera de las dos está bien”, explica este historiador, nieto del gran filósofo español. “España ha tenido muchas monarquías”, recuerda Bouza. “Pero nunca han sido demasiado próximas a la población, fueron monarquías a la fuerza”, dijo”.

Para atender el problema referente a la falta de representatividad de los gobernantes, podemos señalar la solución que plantea Rose-Ackerman en Corruption and Government. Causes and Reform desde la problemática de la corrupción: “Las formas de control de la corrupción política podrían clasificarse en cuatro grandes grupos: los cheks and balances; el control de la Administración en la ejecución de las leyes; el control judicial; y la transparencia y responsabilidad de los gobernantes.

Tomando en consideración el planteamiento anterior, se puede presentar una solución que permita hacer más eficiente la forma en como se desarrolla el Estado de Derecho dentro de la sociedad, a través del correcto desempeño de los gobernantes siempre apegado al principio de la legalidad. Actualmente considerar el cambio del sistema político en España, supondría un duro golpe contra la estabilidad política del país, de cuya unidad depende la solución ante la presente crisis económica.

Raúl Gutiérrez Patiño es Asesor en el área de Análisis Político de la Fundación Miguel Estrada Iturbide, A.C., de la Cámara de Diputados de la LXII Legislatura. Anteriormente se desempeñó como Asesor en la Vice-coordinación de Política Exterior y Asuntos Internacionales del GPPAN en el Senado de la República de la LXI Legislatura. Es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana; estudiante de la Licenciatura en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México-SUA; Maestro en Corrupción y Estado de Derecho por la Universidad de Salamanca, España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s