¿Un registro para extranjeros en México?

28/08/12

Mario Barron Pérez-Moreno

83

México por tradición es un país hospitalario, que en sentido tanto metafórico como práctico, ha abierto sus brazos a inmigrantes de otros pueblos, otras razas, otros credos y de diversas orientaciones políticas.

Para un sinfín de ciudadanos que llegaron y llegan de otras latitudes, se ha convertido en un segundo hogar, el epítome de la salvación hasta de su vida, una tierra de oportunidad, con cielos azules, frescura como en pocos lugares del mundo, una tierra fértil, llena de recursos, en pocas palabras, un paraíso.

Judíos, chinos, españoles, argentinos, chilenos e incluso estadounidenses han encontrado en nuestro México un hogar, donde han logrado ser prósperos y salvo por los problemas actuales que nos aquejan como la inseguridad, muchos de ellos han optado por quedarse.

No obstante, no todas las historias son color de rosa, así como hay testimonios inspiradores de gente de esas comunidades, ya mexicanos de corazón o por nacimiento, encontramos otros casos no tan afortunados de persona que han llegado a México buscando un refugio y se encuentran con tratos xenófobos y sin hallar oportunidades, extrañando aún más a la tierra que los vio nacer.

Otros casos peor aún y por demás indeseables, es de extranjeros que forman parte de bandas delictivas que van del fraude con tarjetas de crédito hasta acometimiento de robo, tráfico de drogas y secuestros, abusando de la libertad de la que verdaderamente gozamos en este país.

Sin duda, el nuestro, es un país de contrastes, porque si bien por diversos motivos externos y en menor medida internos, existen procesos y trámites burocráticos muy tardados y engorrosos para entrar a México que muchos terminan en rechazo al otorgamiento de visas, entorpeciendo y dificultando el turismo mismo, en otros casos cuando es otorgada la visa, no hay control en la gente que viene.

Orden y control, ingredientes de toda relación sana

En China por ejemplo, a todo extranjero que ingresa al país se le registra en un documento especial del Ministerio de Relaciones Exteriores, de acuerdo con su calidad de visitante, siendo turista, agente de negocios o bien, estudiante o trabajador, en todos los casos son anotados en dicho registro a fin de mantener un control y monitoreo de los individuos que llegan, lo que facilita trámites, estancias y seguridad para el huésped y para el anfitrión.

En este procedimiento, primero el extranjero ingresa al país con cierta calidad, digamos como turista, si la idea es quedarse una temporada a trabajar en China continental, se tramitará otro tipo de visa, antes que expire la primera, esto es procedimiento normal, como en muchos países.

De esta suerte, el trámite inicia con un el registro en el llamado bando policial del sector donde vivirá, similar a un barrio, posteriormente con el documento que expiden en dos días hábiles, se acudirá al hospital especial de extranjeros donde se la harán los trámites de salud de rigor, que incluyen exámenes biométricos que verifiquen el estado de salud de la persona. Esto bajo la óptica de Derechos Humanos no implica una violación a la dignidad o privacidad, sino a un control poblacional, no olvidemos que China es uno de los países más poblados del orbe.

Una vez obtenidos los resultados, con los demás documentos de registro, se acudirá al Ministerio de Relaciones Exteriores, en la oficina de registro de migrantes a tramitar por último, la visa para trabajo, luego de lo cual nos darán un carnet similar a un pasaporte, que nos servirá de identificación personal y con la que entregarán el famoso carnet rojo, con el que haremos trámites fiscales el tiempo que duremos en el país y con los cuales podremos abrir una cuenta bancaria.

Este trámite que no lleva más de una semana puede parecer molesto por el tiempo que toma, pero es necesario según los parámetros gubernamentales que les asegura un control de quién entra y quién vive en ese país, garantizando seguridad y certeza tanto al país como al visitante, porque China evitará ciudadanos indeseables que puedan afectarla o sus habitantes como el visitante tendrá certeza de que vivirá seguro y con posibilidades de desarrollo el tiempo que se quede.

¿En México funcionaría este tipo de registros?

Sistemas de registro poblacional similares existen en países como Corea del Sur, Japón y Singapur en Asia y también en el Departamento de Extranjería y Migración de Chile, por lo que toca a Latinoamérica, país donde se otorgan permisos temporales y definitivos de residencia, contemplando incluso controles de comunidades extranjeras como la dominicana, peruana y colombiana.

Obviamente contamos en México con registros poblacionales del INEGI, y del Instituto Nacional de Migración, y un extranjero incluso puede acceder a sistemas de salud como el IMSS, aunque otros no corren con la misma suerte, como hemos visto.

No obstante, pareciera que falta desarrollar un registro que les permita monitorear a extranjeros, no en un sentido de espionaje, sino en tener un control en el país, y evitar situaciones penosas, como el caso de ciudadanos buenos cuando son maltratados o personas indeseables que ingresan al reunir los requisitos para aplicar la visa de entrada o por suerte quizá, aunque sabemos que la suerte no existe.

 

Mario Barron Pérez-Moreno es Gerente de Proyectos Estratégicos en Xinhua, la agencia informativa oficial de China.  Es también consultor en negocios con China y especialista en promoción turística para Asia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s