Reflexión en torno a la independencia de Escocia y los ideales de William Wallace

21/11/12

Raúl Gutiérrez Patiño

William Wallace Monument Source: farm4.static.flickr.com via Krystal on Pinterest

William Wallace Monument
Fuente: farm4.static.flickr.com via Krystal on Pinterest http://www.pinterest.com/pin/49961877085651249/

 

El famoso “Alba goo brath” aún hace eco en la mentalidad soberana de los escoceses. Esta frase en gaélico escocés, enmarca todos los ideales de independencia que los antiguos libertadores buscaban obtener con ansia ya que literalmente significa “Escocia hasta el juicio” o “Escocia por siempre”, si tomamos la traducción del gaélico irlandés que hablaban los pictos, celtas de las regiones de Irlanda del Norte que posteriormente se establecieron en el este de Escocia, durante las primeras invasiones britanas.

El afán de independencia de Escocia, se encuentra presente en la mentalidad de los escoceses prácticamente desde el nacimiento del país mismo, en el cual, ha estado latente el sentimiento de lucha y autonomía frente al invasor extranjero de una manera por demás particular que en el resto de los países de Europa. Las invasiones irlandesas; nórdicas, pasando por las invasiones romanas; y finalmente por la ocupación inglesa que se acentuó con la llegada al poder de Eduardo I de la dinastía Plantagenet (quien además logro consolidar la presencia inglesa en la Gran Bretaña, al otorgar el título de Príncipe de Gales, a los ocupantes del trono de Inglaterra).

La reinstauración en el trono de los descendientes del clan Balliol, intereses que chocaban de manera frontal con los del Clan Bruce, cuyo descendiente Robert, fue quien libero a Escocia del yugo inglés en 1314 en la famosa batalla de Bannockburn, encabezando con ello, el primer periodo de la Escocia independiente desde la muerte del rey Alejandro III en 1286, son algunos ejemplos del turbulento inicio del periodo de las guerras de independencia escocesas que fueron una suerte de guerrillas encabezadas por William Wallace, representante por antonomasia del espíritu escocés de independencia, motivo central de su vida, causa de su muerte y razón de su salto a la posteridad, quien se consolido como Guardián de Escocia después de la batalla del puente de Stirling en donde logro arrazar con el ejército inglés en 1297.

Sin embargo Escocia vivió un periodo relativamente austero en cuanto a su independencia se refiere, después de las “Guerras de Escocia”, la campaña por la autonomía escocesa comenzó con la unificación con Inglaterra en 1707. En ese momento se consideraba que Escocia necesitaba urgentemente apoyo financiero, pero los opositores de la medida se indignaron por afirmaciones de que los escoceses que pusieron sus nombres en el Acta de Unión fueron sobornados. Después de un periodo turbulento, Inglaterra y Escocia consolidaron el Reino Unido de la Gran Bretaña y en consecuencia, vieron el nacimiento de uno de los países más fuertes dentro de la Sociedad Internacional.

Los ideales del libertario escocés de finales del siglo XIII, parece que están tomando cada vez más fuerza en la vida moderna del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, ya que ahora se plantea el establecimiento de un referéndum acordado entre el gobierno inglés y escocés, el cual, determinaría la independencia de Escocia del Reino Unido. Cuando William Wallace se levantó en armas en contra de la monarquía inglesa en Lanark, anhelaba los ideales de un país autónomo y libre, pero sobre todo apoyado por la voluntad soberana del pueblo escocés.

En esa época, el Reino Unido no existía como lo conocemos hoy en día, Escocia buscaba liberarse del yugo inglés y de la tiranía de Eduardo I que, aprovechándose de las disputas internas de los nobles escoceses, logró hacerse con el trono de Escocia y sumir al país a un periodo de disputas internas por su autonomía.

Los ideales de independencia de Wallace, se enmarcaban dentro de la mentalidad de la Edad Media; sin embargo, siempre han permanecido latentes en Escocia, en el entendido de que los escoceses se encuentran bajo la autoridad de un monarca extranjero como jefe del Estado.

Ahora más de 700 años después de la muerte de William Wallace, de acuerdo a una nota publicada por el rotativo el universal el día 15 del pasado mes de octubre, http://www.eluniversal.com.mx/notas/876749.html “En un día histórico para Escocia, el primer ministro británico, David Cameron, firmó en Edimburgo con el Gobierno escocés un acuerdo para que esta región pueda organizar y celebrar un referéndum sobre su independencia. Tras meses de negociaciones, Cameron y el ministro principal escocés, el nacionalista Alex Samond, sellaron un acuerdo que establece las condiciones en las que se celebrará el plebiscito en 2014 por el que Escocia podría obtener su independencia del Reino Unido, del que forma parte desde hace 305 años. El acuerdo, que establece los términos en los que el Parlamento escocés organizará el referéndum, se escenificó en la capital escocesa sin triunfalismos por ninguna de los dos partes y después de que su contenido se hubiera ido filtrando en los últimos días. Finalmente la consulta se celebrará en otoño de 2014, planteará una sola pregunta sobre si se está a favor o en contra de la independencia y reduce la edad de voto a los 16 años. Las tensiones entre los Gobiernos británicos y escocés en torno a este plebiscito se avivaron en enero pasado cuando Salmond, tras arrasar unos meses antes en las elecciones autonómicas, anunció de manera unilateral la celebración de un referéndum sobre la independencia. Un desafío a Londres ya que, según una ley de 1998 que dio paso a la autonomía escocesa, cualquier cambio constitucional es competencia del Parlamento británico”.

Hoy en día, a diferencia de la época de Wallace, se respeta la capacidad soberana del pueblo escocés y este respeto a la soberanía, significa la piedra angular del Estado de Derecho en el Reino Unido, la voluntad de establecer un país autónomo e independiente ha resurgido con mayor fuerza debido a que existen factores como los recortes al gasto, que ayudarían a que Escocia prospere como una nación pequeña en medio de la incertidumbre global. Asimismo, esta vez la coyuntura obedece más a una suerte de juego político dentro del gobierno escocés en donde, de acuerdo a una nota publicada por el rotativo inglés BBC News http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2012/01/120110_qanda_escocia_referendo_tsb.shtml se dice que “es posible afirmar que ha crecido el apoyo a esta medida en un Parlamento liderado por el Partido Nacionalista Escocés (SNP, por sus siglas en inglés) que aboga por la secesión. Una de las razones por las cuales los votantes eligieron con tanto ímpetu al SNP en las elecciones parlamentarias de 2011 fue porque querían una alternativa al Partido Laborista y castigar en las urnas a los demócratas liberales. En esa línea, hay quienes no apoyan la independencia, en términos de respaldo político, laboristas, conservadores y liberales-demócratas se oponen a la independencia. Una mayoría del “Sí” marcaría el comienzo de las negociaciones con Reino Unido sobre un convenio constitucional. Es difícil decir exactamente cómo sucedería, dado que esto sería un nuevo territorio, pero es probable que, dado el gran número de problemas que necesitan ser resueltos, el período de tiempo desde el voto hasta la independencia sea largo. La plena independencia se podría conseguir en 2016, por su parte, un “No” en el referéndum resultado podría significar el fin para el SNP como una fuerza política dominante.”

Por tanto, sería muy interesante dar seguimiento puntual a lo que ocurra en 2014, ¿será este el inicio del fin del Reino Unido o del SNP?; ¿Escocia formaría parte de la Unión Europea ó realmente llevaría a la práctica los ideales del Guardián de Escocia al ser un Estado autónomo e independiente de cualquier tipo de adhesión, y de ser así, qué consecuencias traería para la estabilidad de la zona euro ante las cada vez más crecientes crisis económicas?

Como se menciono anteriormente “la voluntad soberana de los pueblos del Reino Unido, son la piedra angular del Estado de Derecho en el mismo”, así como uno de sus principios de política exterior. Este hecho recae en que las disputas referentes a la soberanía de los Estados que componen no solo al Reino Unido, sino también a los territorios de la Commonwealth han atravesado por referendums en donde se ha determinado la voluntad del pueblo de permanecer dentro del mismo, por mencionar un ejemplo, cuando en Irlanda del Norte se enfrentaban problemas para permanecer dentro del gobierno de la Gran Bretaña, se consultó a los ciudadanos por medio de un referéndum sobre su voluntad de permanecer dentro del Reino Unido, estos firmaron el referéndum con su propia sangre, lo que determinó su adhesión de manera definitiva. Sin embargo, es necesario mencionar que han existido otros casos en donde el respeto a la voluntad de independencia no ha sido llevado a cabo como es el caso la provincia canadiense de Quebec, donde tras años de debate sobre la independencia y referendos se habla de “neverendum”.

A manera de conclusión es necesario mencionar que los procesos de independencia están cobrando cada vez mayor fuerza dentro de la vida moderna de Europa; sin embargo, este hecho recae en una peculiaridad especial ya que por primera vez en el Reino Unido desde hace más de 300 años, se ha logrado establecer un acuerdo de propiciar la autonomía de un Estado a través de la voluntad popular, cuyas consecuencias podrían no sólo cambiar la realidad socioeconómica y política del Reino Unido, sino también de los países de la Unión Europea que enfrentan situaciones parecidas. Realmente no se alcanza a vislumbrar las consecuencias de este hecho que supera los límites de las Highlands escocesas…

 

Raúl Gutiérrez Patiño es Asesor en el área de Análisis Político de la Fundación Miguel Estrada Iturbide, A.C., de la Cámara de Diputados de la LXII Legislatura. Anteriormente se desempeñó como Asesor en la Vice-coordinación de Política Exterior y Asuntos Internacionales del GPPAN en el Senado de la República de la LXI Legislatura. Es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana; estudiante de la Licenciatura en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México-SUA; Maestro en Corrupción y Estado de Derecho por la Universidad de Salamanca, España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s