La nueva generación de los Objetivos del Desarrollo del Milenio

08/10/12

Raúl Gutiérrez Patiño

89

Fuente: en.wikipedia.org via Madi on Pinterest

Prácticamente desde su nacimiento como nación independiente, México ha sido un actor relevante dentro del concierto internacional, sus principios de política exterior contenidos en las doctrinas Estrada y Carranza respectivamente sirvieron como piedra angular para el desarrollo de la Organización de las Naciones Unidas y con ello, se estableció la ruta de acción de las relaciones diplomáticas y respeto a la soberanía entre los Estados.

Es necesario reconocer que México esta avanzando de manera positiva en el cumplimiento de los objetivos del desarrollo del milenio, los cuales, consisten en: Erradicar la pobreza extrema y el hambre; educación universal; igualdad entre los géneros; reducir la mortalidad de los niños; Mejorar la salud materna; Combatir el VIH/SIDA; sostenibilidad del medio ambiente; fomentar una asociación mundial.

Es necesario aclarar que todavía existen retos por resolver para dar cumplimiento a dichos objetivos y en ningún caso, se pretende que el planteamiento de nuevos, desvíe la mirada o no de la atención que merecen, es decir, no se puede plantear nuevos sin antes haber dado solución a los presentes; sin embargo, cabe aclarar que las sociedades están evolucionando en entes cada vez más complejos, cuyas necesidades obligan al planteamiento de nuevas disposiciones que permitan ampliar la acción del Estado y la cooperación internacional en beneficio de los individuos.

Durante la LXVII Reunión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, México sugirió que se requiere avanzar en una segunda generación de Objetivos del Milenio, en palabras del Presidente Felipe Calderón, “estos objetivos que sean universales, que sean medibles y que sean adaptables a las distintas realidades nacionales, en temas como equidad de género, protección del ambiente, crecimiento verde, educación, alimentación, acceso al agua y gobernanza democrática internacional. Deben ser parte medular de la agenda de desarrollo del 2015”.

Como se mencionó anteriormente, resulta necesario establecer y enfrentar los nuevos retos que presenta la sociedad internacional en su conjunto, ya que si bien las realidades socioeconómicas son diferentes en cada región, es necesario reconocer que existen problemáticas comunes, que requieren toda la atención por parte de los Estados, prueba de ello, resulta en el establecimiento de los objetivos anteriormente mencionados, propuestos por el ex Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas Kofi Annan.

Actualmente contexto económico, así como la coyuntura política de cada país obliga a los Estados a dar mayor importancia en la resolución de una problemática sobre otra respecto al costo de oportunidad que representa la población, lo que deja en situación de vulnerabilidad aquel sector que enfrenta esta situación; sin embargo, es necesario que las voluntades políticas sumen esfuerzos que vayan más allá de los colores partidistas a efecto de enfocar los retos presentes y lo más importante, darles frente con la meta de garantizar una mejor calidad de vida para todos los ciudadanos.

En una reflexión un poco aventurada, podríamos añadir los siguientes: el combate a la corrupción, por todos los valores inherentes del ser humano que se ven lesionados debido a estas prácticas; garantizar un enfoque multidisciplinar para el combate al crimen organizado; ampliar los mecanismos de cooperación internacional en el ámbito procesal para garantizar la adecuada protección a las víctimas y a la ciudadanía en general; garantizar la existencia del Estado de Derecho en todo el globo respetando la soberanía de cada país.

Estos nuevos enfoques obedecen a la realidad de que actualmente, no existen consensos en cuanto al combate a la delincuencia organizada se refiere o bien, de existir, muchas veces son endebles debido a que resultan insuficientes para diseñar un plan de defensa en torno a la misma, ya que si bien existen tratados internacionales que obligan a los Estados a cooperar entre si para combatir este flagelo, muchas veces la armonización de las disposiciones del tratado internacional con la normativa penal local vigente, resulta poco práctica y a veces contradictoria con las disposiciones legales; no obstante, existen grandes logros y avances en la materia, justamente por el amalgama cuasiperfecto que muchas naciones han logrado entre sus disposiciones penales con el contenido de los tratados internacionales.

A manera de conclusión, podemos afirmar que México ha mostrado un buen avance en el objetivo de dar cumplimiento a los Objetivos del Desarrollo del Milenio; sin embargo, falta un largo camino por recorrer, y diversas metas que cumplir para que esto, pueda convertirse en una realidad. Asimismo, cabe mencionar que el progreso del país en cuanto al cumplimiento de sus compromisos internacionales, no lo excluye de prestar atención ante los nuevos retos que requieren una atención pronta, eficiente y expedita.

 

Raúl Gutiérrez Patiño es Asesor en el área de Análisis Político de la Fundación Miguel Estrada Iturbide, A.C., de la Cámara de Diputados de la LXII Legislatura. Anteriormente se desempeñó como Asesor en la Vice-coordinación de Política Exterior y Asuntos Internacionales del GPPAN en el Senado de la República de la LXI Legislatura. Es Licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad Iberoamericana; estudiante de la Licenciatura en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México-SUA; Maestro en Corrupción y Estado de Derecho por la Universidad de Salamanca, España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s