Entre “Tweets” y misiles

14/12/12

Carpe Mundum

 

Difícilmente escapará la atención de cualquier usuario de redes sociales las hostilidades bélicas recientes entre Israel y Hamas en Gaza. No es que las actividades hayan sido (por ahora) particularmente trascendentales en la geopolítica, sino que se han librado tanto en los frentes tradicionales diplomático y militar como en el ciberespacio mediante campañas concertadas por parte de Israel. Pero más allá del valor propagandístico o de diplomacia pública que estas actividades puedan tener, se puede argumentar que las interacciones cibernéticas relacionadas con las hostilidades esclarecen comportamientos y coadyuvan al desarrollo del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Vale la pena recordar muy brevemente algunos preceptos básicos del derecho internacional que regula el uso de la fuerza. Existe el jus ad bellum, que se refiere al derecho de llevar a cabo hostilidades, por ejemplo, en defensa propia conforme el Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas. Por otra parte, está el jus in bello, referente a la forma en que las hostilidades se pueden llevar a cabo. De ahí emanan las Convenciones de Ginebra y las normas consuetudinarias como la inmunidad de los civiles a ser blancos. Durante las últimas semanas, hemos presenciado que Israel usa las redes sociales para abordar ambas ramas del DIH.

106En una gráfica, se aprecian misiles dirigidos hacia monumentos en Australia, los Estados Unidos, Francia y Reino Unido con la leyenda “Qué harías tu? Comparte si estas de acuerdo que Israel tiene el derecho a autodefensa”. Más allá de las obvias connotaciones políticas, hay que precisar que que Israel busca influir el opinio juris de sus acciones. En el caso de ese gráfico, es un comentario sobre jus ad bellum. En pocas palabras, Israel ahora utiliza gráficos bien desarrollados en redes sociales para justificar entre la comunidad de usuarios su criterio para usar la fuerza. Difícilmente se podrá alterar el derecho internacional sobre esta materia, independientemente de las campañas. La comunidad internacional ha establecido muy claramente las instancias en que un estado puede emprender acciones bélicas. Basta con recordar las justificaciones fallidas de la segunda guerra de Irak para comprobar lo complicado que suele ser cambiar la práctica internacional en esta materia. Ello no significa que Israel no pueda al menos intentar obtener mayor aceptación en el ámbito de la opinión pública mediante Facebook. No obstante, el opinio juris lo generan exclusivamente los estados.

Por otra parte, el jus in bello se encuentra en cambio constante y requiere adaptarse a las realidades de diversos teatros militares. Esto es más vigente aún en un entorno complicado como Gaza, en donde hay civiles que participan activamente en las hostilidades junto con fuerzas estatales y paraestatales. Aquí, las interacciones en redes sociales de las IDF resultan muy interesantes. En una gráfica que justificaba un ataque a un hospital, se simula un elevador del nosocomio insinuando que hay misiles en la parte subterránea. Se agrega la leyenda “Cuando miembros de Hamas necesitan un lugar donde esconderse, corren a hospitales”. Bajo el DIH, los hospitales forman parte de la infraestructura protegida de ataque. A su vez, no pueden ser utilizados por alguna de las partes del conflicto para fines bélicos. Si bien, este no es el espacio propicio para desarrollar un análisis jurídico exhaustivo, es importante señalar que el IDF estaba justificando sus acciones en redes sociales llamando la atención al supuesto comportamiento de su contrincante.

En otra gráfica desarrollada en el bunker de redes sociales del IDF, se expone un aspecto fundamental del DIH: la obligación de reducir las muertes de los civiles. Lo anterior es sumamente complicado en un teatro como Gaza, pero ello no exenta de su responsabilidad ni a Israel ni a Hamas. El mensaje de Israel es claro: nosotros sí cumplimos con el DIH mientras que ellos solo quieren “matar civiles israelíes”. La información que dan a conocer es muy interesante, ya que se habla de llamadas telefónicas, mensajes de texto y otras medidas que Israel dice haber tomado para minimizar el daño a la población civil.

107

Gracias a la difusión por parte del IDF sobre sus acciones, se abre una discusión interesante en torno al DIH y las responsabilidades de las partes beligerantes. En este contexto, y por tratarse de un comportamiento de un Estado, hay quienes argumentarán que, las Partes de un conflicto no solamente tienen obligaciones derivadas de las normas internacionales, sino que tienen una obligación (al menos implícita) de diseminar o publicar sus esfuerzos para proteger civiles. De ahí vendrán nuevas y fascinantes conversaciones respecto a las obligaciones de los estados y sus tecnologías en el marco del DIH. Por ejemplo, si se tienen misiles más precisos y otros menos, ¿existe la obligación de utilizar los más avanzados antes para minimizar daños colaterales? ¿Qué podemos decir sobre la metodología empleada por los Estados Unidos al escoger los sitios que serán atacados por sus aeronaves ultraligeras no-tripuladas (drones)?

Queriendo o no, Israel ha incrementado transparencia a la toma de decisiones sobre necesidad y proporcionalidad. Podrá llamarse mera propaganda, pero el uso de redes sociales en este ámbito me parece algo nuevo que merece ser estudiado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s