El reconocimiento mexicano a China como economía de mercado. Parte 2: Implicaciones de la relación China-América Latina

10/07/12

Mario Barron Pérez-Moreno

73

Como vimos en la anterior entrega, la economía de los países latinoamericanos ha mostrado un desempeño relativamente exitoso en los últimos años a tal grado, que la mayoría de indicadores prevén que se mantendrá sólida en los próximos ejercicios.

Ante este escenario, el Fondo Monetario Internacional (FMI) determinó en un informe reciente que el Producto Interior Bruto (PIB) de la región creció un 4,5% en 2011 y lo hará en un 4% en 2012, después de haber avanzado un 6,1% en 2010.

Por ello, es comprensible que la región se haya visto especialmente favorecida por la fuerte demanda de materias primas de economías en vías de desarrollo cuya actividad se ha mantenido muy fuerte a pesar de la crisis que están atravesando las economías más desarrolladas del planeta, especialmente Estados Unidos y Europa.

Reconocimiento a China como economía de mercado

A partir de este punto, empezaremos a dar respuesta a las interrogantes que planteamos anteriormente; pues bien, la declaración de China como economía de mercado tiene una incidencia mayormente comercial dentro de la esfera de las relaciones internacionales, debido a que implicaría que a los productos asiáticos baratos, no se les apliquen normas antidumping.

Esto, como es de esperarse, encuentra rescoldos y rechazos por parte del sector empresarial interno, pero este tipo de situación fue resuelta por el Gobierno y la administración de Hu Jintao de la forma como algunos expertos llaman, “a la canadiense”; es decir, sin protección antidumping para algunos sectores, por lo que la inversión extranjera tiene que complementar o consolidar una estrategia de crecimiento para el país que la adopta.

A fin de lograr una mejor comprensión del tema en estudio, debemos comprender la definición de una economía de mercado, misma que está dada por el origen de los precios, cuando no es el Estado quien los fija sino el mercado, y se contrapone a “economía de estado”, si bien el caso de China es bastante particular.

Así, el reconocimiento del gigante asiático como economía de mercado, implica admitir que el gobierno chino no interviene hoy en la fijación de precios en la mayoría de los rubros aun cuando haya sectores donde aún existe una fuerte intervención estatal, como en la industria siderúrgica.

Por tanto, dicho reconocimiento implicará, entonces, sólo al tratamiento del dumping y de las medidas compensatorias; ahora bien, el dumping, entendido como la venta de un producto en un país a precios por debajo del costo que tiene en el país que lo exporta, tiene un mecanismo que lo neutraliza, o sea, las medidas antidumping, entre las que se encuentran los aranceles que impone el mercado importador para equiparar los valores y evitar el daño a la industria local.

Para establecer medidas antidúmping, debe demostarse primero que existe dumping, y este proceso implica una investigación que tiene dos vertientes: la primera es probar que el producto se vende por debajo del costo en su mercado de origen, de lo cual se encarga la Secretaría de Economía.

La otra es la comprobación de que el dumping provoca daños a la industria local; por otra parte, si se está frente a una economía de estado, el país tiene más libertad para determinar el dumping, ya que puede tomar como referencia el precio del producto en cuestión de cualquier país, no obstante, ante una economía de mercado, el valor del costo que debe considerarse, es el que tiene el producto en el mercado al que se le quiere imponer la sanción.

En la práctica, el gobierno mexicano tendría que considerar los costos chinos para investigar un dumping y fijar los aranceles antidúmping, en los acuerdos para reconocer a China como economía de mercado, el gobierno chino está dispuesto flexibilizar su posición.

Lo anterior implica que en caso de que países como el nuestro apliquen aranceles antidumping con algún argumento incorrecto, el gobierno chino, que es el que debe apelar la medida ante la OMC, podría pasarlo por alto y aceptarlos sin recurrir a un panel en el organismo multilateral aunque no corresponda.

Países que han reconocido a China como economía de mercado.

A la fecha, ya son 88 países los que han reconocido a China como economía de mercado desde 2004, en América Latina destacan Argentina, Brasil, Chile, Perú y Venezuela; en el caso de Brasil, el país se encuentra trabajando con China en un proyecto espacial y Argentina tiene la promesa de incrementar sus exportaciones a China hasta 7.000 millones de dólares, como frutas y carne.

No obstante, las mismas autoridades de países como Chile (que es el principal socio comercial de China en América Latina, de manera muy similar a la que Estados Unidos es principal socio de México) han reconocido en diversas ocasiones que los tratados comerciales firmados con China no han propiciado los beneficios y resultados económicos esperados, debido a la falta de una estructura de colaboración adecuada.

Re-equilibrio con China

Quizá debido a estos resultados, empieza a haber un cambio de actitud. Por ejemplo, en el país africado Zambia, en 2011 ganó las elecciones Michael Sata, conocido porque es profundamente “anti-chino”.

Beijing, es el principal inversionista en Zambia, no obstante, la población no está viendo los beneficios; trabajan en condiciones lamentables en las minas de cobre y organismos como la OCDE, han declarado que los proyectos chinos dañan el medio ambiente.

De acuerdo con observadores internacionales, estas situaciones reforzaron argumentos y preferencias de votado por alguien que “le está diciendo a China que esa no es la forma de hacer negocios”.

Ahora bien, en el momento en que China logra aumentar su cuota de mercado de exportación, se genera un alto impacto en los otros países exportadores, por lo que algunos especialistas insisten en que la llegada masiva de productos chinos daña a países como México o Marruecos, que ven como sus productos baratos se quedan sin comprador. ( y esto incide en el no reconocimiento del primero)

Lo importante es determinar qué tan cierta resulta esta aseveración, sobre todo al considerar los lazos estratégicos que nuestro país debe fomentar en beneficio de sus empresas e industrias, pero de una manera inteligente.

 

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s