¿Quién gana más?

16/04/12 22:38

Osiris Sarabia Miramontes7

Vaya crisis la que puede desatarse en los próximos días en el escenario internacional, derivada del anuncio de la expropiación por causas de utilidad pública, de la empresa petrolera Repsol YPF, S.A., por parte del gobierno de Argentina, encabezado por su presidenta Cristina Fernández.

La verdad es que se trata de una noticia que ya estaba anticipada, el hecho de que al notar la caída en los ingresos por conceptos de hidrocarburos en Argentina podría motivar una eventual expropiación, a lo que el gobierno de España atentamente respondió que cualquier violación al principio de seguridad de Repsol en Argentina sería “considerada por España como una agresión, que tomará la reacción que considere oportuna y pedirá apoyo a socios y aliados”.

Aun así el primer golpe no vino de parte de España, sino con la devaluación en un 18% de las acciones de la empresa Repsol YPF, S.A., lo cual aunado al 40% de devaluación que ya habían enfrentado desde inicios de la disputa por dicha empresa en Febrero de este año, nos llevan a un escenario financiero sumamente oscuro.

Todo lo anterior suena sumamente raro en una época en la que ha quedado más que patente, que la expropiación de empresas por causas de utilidad pública, para ser administradas por el gobierno, es una práctica populista y que desencadena consecuencias trágicas para las empresas, especialmente considerando que el Estado nunca ha sido un buen administrador.

Las causas son muchas, ya que la función de todo administrador forzosamente debe ser la productividad, aumento en los ingresos, crecimiento y capitalización de la empresa, cuando la empresa es privada; pero al tratarse de una empresa pública, inmediatamente entra a la ecuación un elemento que rompe con todos los demás elementos, llamado bien común.

Esto es en pocas palabras, procurar el bienestar de la sociedad, sin que esto implique que todos tengan que ver sus intereses satisfechos, sino que la mayoría encuentre beneficios en las decisiones del gobierno y de los gobernantes (porque muchas veces no persiguen el mismo interés), por lo tanto, el gobierno argentino enfrentará una severa crisis al tener que decidir si pone como prioridad las necesidades de abastecimiento de hidrocarburos de la sociedad argentina, o si pone como prioridad el mantenimiento y las sanas finanzas de la empresa, lo cual regularmente avanza en sentidos diametralmente opuestos.

Esto es a final de cuentas la disyuntiva que llevó al fin del Estado Paternalista, ese que tanto promueven algunos candidatos de tintes izquierdistas de nuestro país, en que el gobierno asume el papel de padre con todos los gobernados, asumiendo a su vez la obligación con todos ellos de asegurarse de que no les falte ningún bien necesario, que existan empleos, que tengan un salario justo, que tengan vivienda digna, que tengan educación de calidad, que tengan servicios de salud gratuitos, etc., todo con cargo a la tarjeta de crédito internacional de papá gobierno.

Y la verdad es que se trata de algo complicado, porque precisamente es esa situación la que mantiene a México en una situación de poco crecimiento, ya que nos pintamos como un Estado Liberal en ciertas cuestiones, pero defendemos a capa y espada ciertos criterios Paternalistas que no nos llevan a ningún lugar, porque después de todo, qué padre de familia le cobra a sus hijos los gastos médicos en que incurren, sus alimentos, la casa donde viven, los ingresos que les procura, etc., la verdad creo que ninguno.

En verdad la propuesta es simple, debemos tener congruencia en lo que pedimos…

Si queremos un Estado Paternalista, debemos centrarnos completamente en que el Estado nos dé todo, desde un sueldo digno, hasta la educación y alimentación de nuestros hijos, pero siempre a sabiendas de que ponemos al Estado en un severo peligro de enfrentar una quiebra económica y un endeudamiento histórico, porque todos seríamos los hijos pequeños del Estado y creo que todos coincidimos en que no es fácil tener una familia donde hay que mantener a 113’423,000 hijos en las mejores condiciones.

Por otra parte, si queremos un Estado Liberal, debemos tener claro que el Estado sólo puede actuar como un árbitro de las relaciones sociales, económicas, financieras, políticas, etc., procurando que no existan desigualdades o abusos entre los participantes y aplicando medidas disciplinarias a quienes no cumplan con las reglas que el mismo Estado dicta en beneficio de la colectividad.

El problema actual se encuentra en el Estado Mixto en que vivimos, donde queremos tener a un padre de familia que nos procure todos los beneficios como sus hijos y que atienda a todas nuestras necesidades, pero que no se meta con nuestras empresas privadas para allegarse de recursos, como el niño que empieza a vender dulces para ganar dinero para sus gastos personales, pero que le pide a su papá que compre todos los dulces para que no tenga que gastar, sino que todo sean ingresos… y eso sí, pobre del papá si mete la mano en ese botecito de ingresos.

La situación es clara, cada quien debe asumir su papel, teniendo claro que si queremos que el Estado nos de todos los servicios públicos, así como seguridad, educación, estabilidad laboral, certeza jurídica y bienestar tanto personal, como familiar y social, el precio a pagar se llama impuestos, mismos que nos facultarán para exigir a Papá Gobierno que no nos falte nada, algo así como entregarle buenas calificaciones a papá y exigir un premio a cambio.

Sin embargo, si queremos libertad y crecimiento como país, el precio es tener que enfrentar nuestras necesidades con un Gobierno que únicamente provea de apoyos, que sea únicamente un árbitro en las situaciones económicas y laborales, y que sea un impartidor de justicia cuando así se requiera.

El costo a su vez, será un estancamiento en el crecimiento del país si optamos por un Estado Paternalista, o una crisis de derechos fundamentales si optamos por un Estado Liberal.

¡¡Bienvenida al Estado Mixto Argentina!! ¡¡Buena suerte en el conflicto internacional con España y la Unión Europea!!

Sobra decir, que ante el escenario actual de crisis en España, el Gobierno Español agotará todos y cada uno de los recursos que tenga a la mano, para asegurar que Repsol mantenga su inversión en Repsol YPF, S.A., apoyado en cada paso por la Unión Europea que ya se ha manifestado para exigir a Argentina que cumpla con los acuerdos internacionales que lo sujetan a respetar y proteger las inversiones extranjeras en su país.

Nada como un conflicto económico internacional para aderezar el delicado panorama internacional que vivimos en el “año del fin del mundo”…

Atendiendo a la pregunta del título de este artículo, ¿gana más Argentina al expropiar por causas de utilidad pública y nacionalizar una empresa petrolera en crisis, iniciando un conflicto económico internacional y provocando una posible reacción por parte de España y de la Unión Europea, teniendo que pagar por cada acción de la empresa que expropia; o gana más España al tener un problema de este tipo con el que se podría fácilmente escudar para no cumplir con sus obligaciones financieras, utilizando este conflicto económico internacional como un salvavidas (político aunque sea) ante su precaria situación actual; o podremos declarar como absoluto ganador a Repsol, que recibirá la indemnización correspondiente, así como la satisfacción de que aunque ya no cuente con esa empresa (que de todas formas representaba más un lastre que un incentivo), no se fue callado, sino que provocó un conflicto económico internacional contra el Estado que se atrevió a afectarlo económicamente?

Creo que la respuesta es clara, al menos por orgullo hoy ganó Repsol, aunque mañana se declare algún otro ganador entre los Estados en conflicto…

 

Osiris Sarabia es consultor jurídico externo en el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos S.N.C.

La opinión expresada es exclusivamente del autor y no refleja la opinión de Int’l

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s